sábado, 31 de julio de 2010

Ortega Peña: la banca del pueblo y otro 31 de julio


Esa noche pasé por la facultad, Nos encontramos con Graciela y el Petiso y enfilamos para casa.
Raro, nadie habló de ir a Pippo o entrarle a una pizza en el boliche de Pueyrredón.
A dos años de dejar la carrera y sin haber cursado nunca en el viejo Clínicas, la vida universitaria sólo me llegaba con los relatos de mi compañera, los diálogos con los pibes de la agrupación o las notas sobre la "subversión universitaria" en los diarios. Las pocas luces del edificio y sus patios, las paredes descascaradas, las grietas, los caños goteando, el siseo de las ratas al sentirse descubiertas, difícil vincular esa mancha sórdida con el viejo edificio de Independencia, un ex convento de cuarta donde tuve mi primer encuentro corto con el psicoanálisis, donde hice carrera de gran ciudad, universidad, marxismo, las peñas, Zitarrosa y Los Gatos, el fajarse con la cana y las amistades que aún cultivo.
Aún tengo 23 años, 24 la Negra, 21 el petiso. Ya vivimos Ezeiza en el primer retorno y Ezeiza en el segundo, la liberación de los presos, el camporismo, supimos del Cordobaza, el Vivorazo, del asesinato del Che y la masacre de Trelew, gozamos el 25 de mayo y sufrimos un 1º de mayo. Ya la negra perdió su primer embarazo, nos casamos. Estamos casi dejando la adolescencia. Y faltan exactamente 49 días para que una patota de Coordinación allane nuestro departamento y nos saque a los tres y para siempre algo más que la libertad.
Pero esa noche sólo nos preocupa hacer lo que hay que hacer: pasar de largo por el edificio, ver que no hay nada raro, bajar en la otra cuadra y rehacer el camino tranquilos. Somos una pareja joven, el hermano de ella que vive en la pieza libre para que el alquiler se haga menos pesado.
Y todo está como debe, así que en un rato los 3 en el derpa, el petiso durmiendo en su pieza, nosotros jugueteando en la nuestra, suena el teléfono y atiendo y Tito dice que lo mataron al Pelado y que hay que juntarse, y que nos vemos directamente por Congreso aunque cree que lo velarán en la Gráfica, y que nos cuidemos porque ya se ve que esto va a seguir pasando y cada vez pega más cerca y Tito hubiera seguido hablando horas si no fuera que hay instrucción precisa de no hablar más que lo indispensable por teléfono porque puede estar pinchado y yo que ya colgué y me pregunto si el Pelado habrá tenido esos cuidados y mientras despierto al Petiso y les digo a la negra y a él que mataron al Pelado y ya me vienen ganas de llorar. Pero esa es una costumbre que recién adquirí más tarde.
Vamos en el bondi y ninguno dice nada, pero los 3 nos estamos preguntando lo mismo: si vamos a seguir viendo cómo nos matan sin hacer más que tratar de proteger a los nuestros malamente porque no sabemos por quién van a empezar y los mejores no se dejan cuidar lo suficiente. Y si lo de limpiar gente viene de arriba como todo el mundo dice, entonces los parapoliciales tienen tantos medios y poder que va a ser difícil frenarlos.
Para colmo el viejo murió hace 30 días e Isabel viene confirmando con creces todo lo que se dijo de ella y el brujo.
Y mataron al pelado.
Eran días de discusiones, de amistades y enojos, tratar de juntarse y hacer lo posible por que no se pueda, muchos en la búsqueda de un peronismo sin traidores otros intentando una izquierda no gorila. Y ahí estaban el pelado, su amigo de barba blanca y la revista.
Meses antes íbamos a una reunión. Yo los había conocido en épocas del Villazo:  un pelado, veterano en una época en que la juventud era un valor y pocos viejos nos despertaban interés, toscano en la boca. El otro, un barbudo elegante y de palabra precisa. Sabía que habían estado en la resistencia, que habían sido asesores de la UOM de Miguel –mala palabra en esos días- que querían poner la revista al servicio de la unidad, reclamaban que la CGT de los Argentinos, que el prt, que los monto, que poder obrero, el peronismo de base, que Villa Constitución, el Cordobazo y el Luche y vuelve, todo tenía que unirse para poder bancar y que esta vez no pase lo de siempre, pero peor.
En la oficina de la Gráfica está el Pelado y nos dice que le vamos a venir bien a la revista y con Manuel lo escuchamos y veo a un tipo que está tan tranquilo en lo que dice, todo le sale tan claro y cada palabra te ilumina tanto que el mundo se empieza a reconfigurar y me pregunto cómo pasamos tantos años sin trabajar con él. Y empiezan a llegar dirigentes y el Pelado los conoce a todos y todos lo escuchan y a todos parece caerles igual. Así que lo imposible no parece serlo tanto, al menos en la intención, Comenzamos a juntarnos empujados por la militancia y las oscuridades de un país ya sin Perón. Y porque convocaba el Pelado y nadie lo desairaba.
Ya acordado lo de la mesa de discusión y lo de la revista De Frente, esperamos a que se vayan todos para ofrecerle custodia, porque él es indispensable y se la tienen jurada. No me parecía ni un deber ni una tarea. Me habían alcanzado ese par de horas para convencerme que necesitábamos a este hombre más que ningún otro y que no podíamos darnos el lujo de perderlo.
Y el pelado que parece que dice que si, que va a tratar de organizar sus movimientos para que podamos cuidarlo. Pero después supimos que les dijo lo mismo a las otras organizaciones y nunca se pudo del todo. Porque el pelado era lo que prometió ser: una banca al servicio del pueblo, fue el tipo que nos convenció que las instituciones democráticas tenían sentido si se las militaba. Iba a donde lo precisaran sin miramientos de hora o de lugar, que nadie elige en qué momento hay que parar una tortura o cuándo impedir que la cana entre a una fábrica o si hay que rescatar a alguien que aún está entre el encane legal y el secuestro y un diputado puede hacer la diferencia.
Pero sucedió esa noche: el 31 de julio, cerca de las 23, en Carlos Pellegrini a la altura de Arenales, tres tipos bajan de un Fairlane y se acercan al pelado y su esposa, que acaban de descender de un taxi. Uno de los tipos pone rodilla en tierra y comienza a disparar hacia la pareja, presumiblemente con una ametralladora, hasta terminar sus balas.
Rodolfo Ortega peña, con ocho impactos en su cuerpo, queda muerto en la calle. Su esposa, milagrosamente sólo herida por un balazo que le atravesó el labio superior.
No fue una muerte al azar, como no lo fue ninguna de las que produjeron las 3 A. Nadie podría reemplazar al Pelado y la unidad que él buscaba pasó cada vez más al lugar de la utopía.
Aquella noche, al salir de la facultad con Graciela y Carlos vimos por última vez la Buenos Aires de la lucha contra la dictadura, la del ´73, los días en que todo era posible.
Tras el asesinato del pelado vendrían el del viejo Silvio, el de Troxler y tantos otros. La militancia seguía, la Revista también, pero con cada muerte se iría extendiendo un paisaje de sangre al que ya no podríamos sustraernos.
Crónicas y textos sobr el amuerte de Ortega Peña
http://elhistoriador.com.ar.elserver.com/articulos/vuelta_de_peron/asesinato_del_diputado_rodolfo_ortega_pena.php

miércoles, 28 de julio de 2010

La sección sin Diego según Keynes


La AFA se sacó de encima al mismísimo Diego, nuestro Diego.
Cuando parecía que por una vez la lógica iba a quedar subordinada a los maravillosos días que vivimos, cuando estaba claro que la AFA echando a Diego perdía guita, cuando muchos trataban de dar explicaciones deportivas tácticas y estratégicas a los desencuentros entre Diego y la AFA, el hecho irrumpe cual fantasma keynesiano para decirnos “¡es la política estúpido!”
Desde la derrota frente a Alemania empezó una operatoria que termino ayer con el raje de Diego.
La recepción que miles le hicimos a la selección al día siguiente tal vez disuadió a los dirigentes de la AFA de hacer ya lo que querían hacer desde el día siguiente que nombraron a Diego.
¿Paradoja? ¿nombrarlo y echarlo? Para nada: a Diego lo nombraron porque no encontraban forma de encaminar a la selección y porque veían que con Diego fuera del banco y varios jugadores subidos a una torre de oro no había otro técnico en el país en condiciones de cambiar la situación. Que, dicho sea de paso, ya llevaba deglutidos a Bielsa, Pekerman y Basile, por no remontarnos a Passarela.
Y de paso la AFA se agenciaba un técnico que duplicaba por su sola presencia la presencia de la selección en cualquier parte, también seguramente, en la caja. ¿Hubiera programado España un partido con la selección en agosto si Diego no estaba en nuestro banco?
Así que esa cueva conservadora, la AFA y El, nuestro Diego, establecieron entonces una solución de compromiso: reponer alguna situación grupal sustentable y desde allí armar una selección más o menos digna.
Para que todo se ajuste a sus expectativas, la AFA le puso a Bilardo en la temeraria empresa de ponerle ¿cerebro? al elefante, algo así como Bilardo fija estrategia, Diego convoca. Diego, que no necesita un cerebro anexo, lo dejó en claro desde el primer día y desde ese momento empezó a correr el reloj para su raje.
De todos modos, los de la AFA no se equivocaron ni aquella vez ni el día del retorno: en un año y medio Diego instaló un clima grupal propicio. Sólo EL puede ponerse por encima de la autoreferencia de varios de los seleccionados. Con ese clima pudo establecer y ejecutar algunos lineamientos estratégicos, que podrán ser discutibles como todo lineamiento, pero que hicieron posible la mejor participación en un mundial desde 1990.
Aún ninguneado por el TYC, TN y hasta el equipo de deportes de Canal 7, con ese logro deportivo y con el agregado del animo reparatorio que campea en la sociedad argentina desde la movida del bicentenario, los popes de la AFA dejaron creer que Diego seguía como DT. Lógico, el anuncio inmediato de su raje hubiera generado una concentración cuadrupicada frente a la AFA, pero esta vez para putear en todos los idiomas a los dirigentes.
Fue el tiempo de limar a Diego, separarlo de los jugadores, que golpeados por no tener la copa y volviendo a Europa perderían la referencia y buena parte del marco grupal alcanzado, dejar que otros temas ocupen la atención pública y ya desmovilizada la cuestión “mundial”, sacarse de encima a un DT que hasta puede ratificar su amistad con Chávez y Fidel en plena ofensiva narco-yanky o apoyar el fútbol para todos en plena ofensiva post electoral contra el gobierno. Y para peor, los damnificados por el Futbol para todos, restregándose las manos: veían a Diego y a la AFA limarse mutuamente para de ellos. Todo ganancia. El triunfalismo de los programas deportivos de hoy en esos canales exime de mayor análisis.
Quizás hubo un momento, más de uno digamos, en que esto puedo ser diferente, pero no con estos actores.
Tal vez hubiera bastado con que los jugadores tomaran contacto con la gente que los esperó y la movida se realimentara y sostuviera a Diego. Imposible: ni Diego es como los 23 ni los 23 como Diego. Los jugadores se fueron a Europa en épocas menos solidarias, están en sociedades con otro tipo de vínculos, en su mayoría no salían de su extrañeza cuando los recibimos.
Tal vez hubiera bastado con responder a a convocatoria de la presidente. Hoy alguien decía, creo que en 6-7-8, que una subjetividad muy competitiva les impidió ver que su 5º puesto ameritaba que la presidente los reciba.
En fin, que la política vino a decirnos como tantas otras veces que no, que no es posible algo que parecía posible: tener, sin que cambie la AFA, una selección NUESTRA que, gane o pierda, juegue la nuestra y pueda aspirar al próximo campeonato mundial.
Como lo dijo hoy Diego, el que asuma va a encontrar un nido de vívoras. O una suerte de cementerio del fútbol incapaz de despegar y poner la estructura política y económica del fútbol a la altura del fútbol que vivimos, amamos, defendemos y queremos los argentinos. Y DIEGO. Una AFA no muy diferente a la FIFA habida cuenta del Mundial de peor calidad que recuerdo.
De todos modos, el fútbol sigue siendo en mi corazón sentimiento, dinámica de lo imprevisto, como decía Panzeri. Las mayores emociones de mi vida fuera del amor, del otro amor. Diría yo.
Hoy escucho a la presidente llamando a la concordia y me digo que esta AFA endeudada y salvada por el Estado podría todavía sufrir otras presiones. En fin.

Ah, la foto es de la Pipi y la compuso @linearoja. Espero no hacer algo indebido reproduciéndola.

El canal estatal y algunas contradicciones

La AFA es privada, hasta allí ninguna responsabilidad del gobierno.
Al contrario, Cristina, nuevamente recogiendo lo que resuena en toda la sociedad nos dice: lamentable, en un día con tan buenos anuncios tener la noticia de que Diego ha sido sacado de su puesto.
Pero canal 7 es oficial y tiene, se supone, la línea editorial del gobierno.
Sin embargo participó de la operatoria que denunciamos desde el momento inicial, Termina el partido con Alemania Y salvo Enzo y Almozni, todos se tiran a limar a Diego, a la vez jugar el sí y no en la cuestión de si se queda o se va. Aportando a instalar la idea de que es lo mismo. Calcada la estrategia del TYC.
Ejemplo, 12 de julio, dialogo entre Juan y Almozni. Almozni comenta que Diego debería quedarse. El otro le responde:"Si no hay otro técnico grande (…) Si hay autocrítica (...) Si no pueden ser ¿Bielsa? Martino, Bianchi (...) entonces que siga Maradona"
¿De dónde , vuelvo a preguntarme, saca su línea editorial el deportivo de Canal 7? ¿Es lo que piensa la mayoría de la gente sobre Maradona, sobre la selección y su participación en el Mundial? ¿Quintos y armando por fin un equipo a largo plazo lo vivimos sólo como derrota?
Los últimos dias la actitud se define por completo: “Diego, un pie afuera", "DIego no sigue" "Bianchi el elegido de la mayorìa". Pasan la conferencia de prensa en que ¡Cherquis Bialo! anuncia sin que antes se lo comuniquen a Diego que diego no está más. Grondona desmintiendo que no lo echaron sino que no hubo coincidencias y los periodistas deportivos del 7 convalidando, repitiendo los argumentos de la AFA “se fue porque no quería cambiar colaboradores”. "Se dió lo esperado", los titulares de fútbol de canal 7 reproducen palabra por palabra los titulares del TYC, de TN ¿quién dirige la línea editorial de deportes del canal oficial? ¿el TYC? ¿Avila? ¿qué tiene que ver esto con la opinión de la mayoría de la gente, comprobada a favor de Diego desde el regreso de la selección? ¿es para quedar bien con Grondona? ¿Por qué? Hasta cuándo la línea deportiva del 7 irá a contramano del resto de la programación?

lunes, 26 de julio de 2010

El que denomina domina y el que se apropia de lo ajeno no es piquetero.


Discutiendo de este lado.

En su tapa del domingo página 12, a propósito de una acción del presidente de la sociedad Rural, Hugo Biolcatti, titula “Piquetero VIP” y agrega “cerró el tránsito de dos caminos públicos e incorporó esa superficie a (…) su propiedad”.
Cerrar e incorporar no es lo mismo que apropiar.
Tras la llamada Campaña al desierto, la familia Martínez de Hoz recibió del gobierno de turno un millón de hectáreas. De inmediato procedió a alambrar cortando accesos a ríos, bosques y aguadas. completó así el genocidio y desalojo de los sobrevivientes entre los genuinos propietarios: los originarios. Eso, antes que alambrar o incorporar o “civilizar”, es apropiación de lo ajeno. También es construcción de un actor político y social todopoderoso, que hizo una cultura particular de la dominación, marcó a sangre, rapiña, exclusión y fuego nuestra historia.
Día a día las topadoras desmontan tierras fiscales y/o “flojas de papeles” en el NOA y otras regiones, alambran o trazan límites provisorios con ramas o piedars y hacen sembrar soja. Con ello rompen el hábitat de subsistencia de los originarios y pequeños productores, impiden sus desplazamientos habituales, su convivencia con la naturaleza, reducen la población que vive y convive con esas tierras, ponen en peligro de erosión tierras lábiles, fijadas por bosques que el hombre no podrá rehacer,
Eso es apropiación de lo ajeno y de lo público. Y construcción de un sujeto social asentado en la rapiña, la irresponsabilidad social, sin anclaje en otra legalidad que no sea la de su propia fuerza. Es decir, parece más de lo mismo pero es peor, porque el contexto de derechos y la democracia conquistada es hoy diferente al del siglo XIX.
En el último genocidio otra vez la legalidad de las armas, los secuestros y torturas encaramada en el Estado hizo posible que jefes militares y/o cabecillas de parapoliciales, advenedizos y los dueños de siempre “redistribuyeran” en beneficio propio bienes de militantes y de sus familias, de adversarios económicos, de empresarios caídos en desgracia.
Yabrán, Harguindeguy o Joe son algunas de sus figuras. Incluyo a Ernestina Herrera o el subcomisario Miara, que empujaron el procedimiento hasta apropiarse de hijos de las víctimas, como parte del botín.
Esto también podría parecer más de lo mismo, pero en la medida que tales prácticas de apropiación se realizaron en base a treinta mil secuestrados desaparecidos, dos millones de exiliados, decenas de miles de torturados y encarcelados, otra generación diezmada por Malvinas, tenemos un sujeto social que recreó su cultura de dominación tratando de destruir hasta sus cimientos la cultura de resistencia que el pueblo argentino supo también recrear a través de siglos, desde Tupac a la fecha.
Esa otra cultura, la cultura de la resistencia, tuvo en los últimos 25 años ejemplos como los piquetes de Cutralcó, obreros expulsados de empresas expropiadas y desnacionalizadas a precio vil que hicieron suya la defensa del empleo y la nacionalidad. O los maestros y trabajadores de la salud de la Provincia de Buenos Aires, que cortaban la ruta 3 no sólo en defensa de sus salarios y puestos de trabajo sino también luchando para que no se desmantelen escuelas y hospitales. O los trabajadores despojados de sus empleos, pequeños productores y empresarios ya sin sus medios de subsistencia, que junto a sus familias se organizaron para compartir, sobrevivir juntos y cortaron rutas para reclamar, hacerse visibles. Piqueteros que a la vez defendían sus vidas y un país en que la producción esté por encima de la especulación y la rapiña.
Otro sujeto social, en síntesis, sustentado en la solidaridad y el bien común, la inclusión, que hoy forma para del conglomerado que sostiene e impulsa las mejores realizaciones de los últimos siete años.
Así que el Sr Biolcatti no es un piquetero sino un apropiador de lo ajeno. Y lo que hizo no es un piquete sino una ocupación de tierra pública en consonancia con el sector al que pertenece.
Y debe ser tratado de acuerdo a la ley, para la cual quien se apropia de lo ajeno debe ser juzgado y en caso de comprobación fehaciente se le fije la condena que le corresponde por su delito.

lunes, 19 de julio de 2010

El amor y el ojo de hacha. La ley de proteccion a la mujer

Un dictador no es un presidente, la presidente no es “esa señora de enfrente”, el atentado en la AMIA es masacre antes que tragedia, el carcelero no es un huésped, secuestro estatal no es detención ni desaparición, el violador no es un amante, la violación no es una “relación sexual”, el asesinato de una novia o esposa no es un “crimen pasional”, insultar a la compañera no es una broma, victimario no es víctima, imposición no es consenso,
Un médico que niega asesoramiento o material anticonceptivo no es un profesional de la salud, tampoco quien niega un aborto legal.
Ninguno de nosotros se está confundiendo cuando usa un término por otro. “Sólo” repetimos las trazas que siglos de sometimiento y violencia han dejado en nuestro lenguaje, nuestras costumbres, nuestra sensibilidad. Eso es lo que tienen en común términos y frases que parecen ajenas unas a otra a primera vista.
Pero no sólo es repetición, es también convalidación, refuerzo de esos dispositivos que oprimen, maltratan, subordinan y con demasiada frecuencia causan muertes. cientos, miles de muertes provocadas en mujeres.
Digámoslo de una vez, amor es identificación con lo mejor del otro, es ver lo mejor de mí en su mirada, en su actitud, en su reconocimiento. Es un encuentro en el que se juntan mis mejores experiencias de amar y ser amado con las experiencias suyas y algo sucede. Con dificultades, con idas y vueltas, broncas y desencuentros y hasta finales, por supuesto, como es propio de relaciones entre neuróticos y/o neuróticas, siempre sostenidas en lo imaginario. Propio también de tiempos críticos, con la violencia y la desigualdad de décadas aún mordiéndonos los talones y negándose a partir, como lo confirmara Bergoglio en estos días.
Amor nomás, como gustaba decir un amigo que agregaba “toda separación es en el fondo por un par de medias”. Se podrá agregar, por ronquidos, un tampón expuesto, disputas de poder. Debilidades y salidas de cualquier neurótico, no el golpe, no la amenaza, no la palabra que denigra, no la humillación sistemáticos.
Esta tarde, la presidente Cristina Fernández firmará el decreto reglamentario de la ley 26.485, de prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, sancionada en 2009. Es un nuevo triunfo de un género que accedió al derecho a elegir sus gobernantes hace no más de 60 años.
También es un avance para todos, como lo fue la ley de matrimonio igualitario. Es un paso para afirmar la igualdad en la diversidad, para que que la violencia salga de nuestras vidas, abandone nuestro entorno. Y nuestras mejores experiencias dejen de estar teñidas de sangre.
Amor es amor.
Línea de prevenciòn y atención de la violencia: 0800-6666-8537

jueves, 15 de julio de 2010

Matrimonio igualitario y la sonrisa de Néstor Perlonger

Renuevo cada día mi orgullo de ser argentino.
El cartel del senado marca 33 a 27: el matrimonio igualitario es ley.
En medio de la ola de frío en la madrugada del 15 de julio recuerdo otro cartel y a Nestor Perlonger, con su tapado blanco de pelos de fibra, en una madrugada en los ´70 caminando hacia provocaciones y puteadas por Puente Alsina.
Recuerdo también que entró a Plaza de Mayo con un par de parejas, portando la bandera del FLH (Frente de Liberación Homosexual), el 25 de mayo de 1973.
Muchos, sorprendidos por el cartel se apartaban.
Se hizo un vacío hasta que, sin ponernos de acuerdo, salimos de diferentes columnas y lo rodeamos sus compañeros del Cuerpo de Delegados de Filosofía y Letras, organismo del que Néstor era encargado de autodefensa.
Néstor era más buenos que la leche con sus amigos y compañeros de militancia. Pero ya repuesto de la emoción nos dedicó una sonrisa filosa: estaba gozando por anticipado el momento en que cada uno de nosotros tendría que explicar, frente a su célula o grupo, por qué aparecía bajo el cartel del FLH en la foto del diario del 26 de mayo. Eran tiempo de revolución YA, pero la homofobia no se debilitaba con el mismo ritmo.
Nestor era un duro, rechazaba el matrimonio, lo consideraba una institución burguesa y en aquellos tiempos de reclamar lo imposible, proclamaba la libertad de cada uno para relacionarse a su amtojo. El matrimonio le parecía un sometimiento, una concesión de hosexuales para ser aceptados por los muy morales heterosexuales.
Exiliado en Brasil, sobreviviente del genocidio, Néstor no pudo sobrevivir al vih: murió en épocas de sida sin multiterapias, siendo fundador y titular de la cátedra de Antropologìa Urbana, en la Universidad de Campinas.
Hoy no podemos preguntarle por la Ley, pero sé que Néstor era un setentista legítimo: las conquistas populares le resonaban como criterio de realidad.
Estoy seguro, tras el genocidio y la resistencia, que Néstor hubiera sabido identificar este fabuloso movimiento reparatorio que está protagonizando el pueblo argentino junto a su gobierno y otros pueblos y gobiernos de América Latina.
Luego de tanta lucha Néstor hubiera estado, con la misma sorisa filosa, con su pequeña y gigante figura acompañándonos en la Plaza Congreso

martes, 13 de julio de 2010

Leyendo "los huesos de Pérez" en Página 12, por Sandra Russo

Este fue un año rico en producción intelectual, particularmente en lo que hace a la reafirmación de identidad para el proceso que estamos viviendo.
Cuando leí este texto de Sandra Russo no tuve dudas: deberìa formar parte del patrimonio histórico del pensamiento popular.
¿Quién decide cómo se conforma ese patrimonio? A veces nos acostumbramos a auotoningunearnos y terminamos en consecuencia ninguneando a alguno que piensa como nosotros.
No debería ser el caso. Este texto tiene una densidad que supera la denuncia sobre la desaparición forzada de personas, supera la revindicación del Equipo de antropología y, por supuesto, la crítica a esa poca cosa en que se ha convertido el ex juez Cavallo.
El artículo incluye un avance concptual: reconoce que el encuadre genético de un hueso aporta a la restitución de identidad a una persona secuestrada- desaparecida. Un cadáver o parte de él es una referencia, quien fue desinvestido de identidad mediante su "desaparición" forzada es reintegrado a un espacio comprensible y aceptable para un miembro de cualquier sociedad, reintegrado a la cadena de significantes. Ahora se podrá hablar de él, recuperar su historia, darle carnadura aún en su muerte, porque un muerto es para cualquier sociedad también el testimonio de la vida de alguien que áún de la peor manera sale del limbo indecible de las desapariciones.
Pero la la densidad y lo nuevo del artículo está todavía más allá, en su desarrollo avanza en dos cuestiones que reclamarían la mayor atención a todo el que encara una actividad militante, ya que despejan otra identidad, la identidad de la época que vivimos: las construcciones democráticas, entre las que S. Russo ubica al Banco genético y al Equipo como paradigmas y la definición de nuestra época, más bien del proceso que vivimos, como de un "gigantesco movimiento colectivo de reparación" :
Un gigantesco movimiento colectivo de reparación, eso lo que estamos viviendo, defendiendo, recreando y sosteniendo con nuestro pueblo, un proceso difícil de definir en sus trazos más finos, pero que todos intuimos supera y va a superar nuestras expectativas más optimistas conforme pase el tiempo y se afirmen sus efectos.
Estamos en medio de uno de los más fabulosos procesos de acumulaciòn de capital de que se tenga memoria, que eso y no otra cosa es la actual crisis mundial: reapropiación de la mayor cantidad de riqueza a costa no sólo de trabajadores sino de naciones enteras. Y con un marco tan poco propicio, en Argentina y buena parte de América Latina estamos participando, protagonizando y disfrutando de un moviminento disparado en sentido antagónico a la rapiña del Gran Capital, un movimiento reparatorio cuyo sello es la recuperación y ampliación de derechos, construcciones sociales, formas culturales y patrimonio històrico de nuetros pueblos.
Mientras el gran capital se reestablece en el mundo provocando mayor exclusión, en América sobrevive a condición de compartir riqueza en un proceso de inclusión que todos percibimos accidentado pero que aún no muestra su techo.
Me siento tan expresado en el artículo que me pregunto si los conceptos no provendrán de un espacio que sin saberlo comparto con la periodista.
Sin embargo, me gustaría pensar que no es así, que en su originalidad Sandra recrea ideas que empiezan a prosperar en ese estado gaseoso que es el pensamiento popular y que también con ellas el paso del tiempo aportará a su afirmación y enriquecimiento.
Se puede ver el artículo completo en http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-149208-2010-07-10.html
Un abrazo
Mario Burgos

lunes, 5 de julio de 2010

el domingo: un recibimiento que enseña



Escucho en 6-7-y 8 a Andrea del Boca. “Ayer nuestro pueblo salio a defender a sus idolos. Curiosamente le enseñó así al periodismo que tiene que llenar menos espacios y preocuparse más de lo que piensa el pueblo. Es nuestra contradicción: el pueblo en un lado y el periodismo en otro”.

Me pregunté “¿Salimos a defenderlos? Claro, me digo,habla de Clarín, del TYC y lo de la humillación”.
Escucho los comentarios innecesariamente duros de los periodistas deportivos de Canal 7, las críticas de Latorre y me digo, “sobreeactúan, tan preocupados están por no parecer oficialistas que sobreactúan”. Para colmo el más mesurado y constructivo es el Enzo, un grande pero el único no argentino del equipo.
Agarro Página, para buscar algo que aborde el tema deportivo pero sepa vincularlo con el momento que vivimos. Sorpresa, me encuentro con esto:

Página 12 domingo

- El verso de los grandes amigos
Durante el mes de concentración en Pretoria se machacó sobre la excelente convivencia de los muchachos de Maradona y casi no se habló del juego. El grupo fortificado parecía la llave hacia el título, pero se desmoronó ante el primer rival de jerarquía.
Por Gustavo Veiga
La inmolación futbolística de la Selección tiene que dejar enseñanzas. Una conclusión perdurable (…)


- DEPORTES › LAS ACTUACIONES INDIVIDUALES DE LOS ARGENTINOS
Un boletín lleno de aplazos

Y viene la lista del puntaje a cada jugador, nadie por encima de los 5 puntos Pero ¿era necesaria la “metáfora” del boletín y los aplazos.

APLAZOS ¿En fútbol que hay sos Gardel y mañana Chirolita? ¿Se olvidan que la selección que perdió la final con Argentina en el 86 ganó el campeonato en el ´90?
APLAZOS ¿quién aplaza? Cuando la realidad de estos futbolistas que brillan en Europa y no llegan a conformar una selección a la medida de lo que rinden allá se comiò a Pekerman primero y Basile después ¿quièn acertó en cómo solucionarlo?

- DEPORTES › LA PATRIA TRANSPIRADA
Tristezas a la sombra de una nariz
Por Juan Sasturain
(...) Y después hay más tristeza, claro; y el reconocimiento de que pasó algo de lo que temíamos (...)Lo que entonces y ahora definimos como “la sombra de la nariz” –genéricamente: la concepción bilardiana de este juego– se manifestó una vez más en darle la prioridad, a la hora de plantarse en la cancha –a quién elegir para ponerlo dónde y con qué “tareas”– a un supuesto “control del juego” a partir de cubrir espacios, tapar, entorpecer los movimientos del rival, en lugar de pensar en juntarse para jugar con la pelota y que sean los otros los que tengan que recuperarla(...)

¿Qué salimos a “bilardear” el partido? Con Tévez, Messí e Higuaín? ¿con Maxi el del gol a los mejicanos, entre otros? ¿con el flaco Di María?
Leo lo de Forn, wainfield, Bayer, textos opinables, como todo comentario sobre fútbol, pero en el terreno del respeto y me digo “los otros están están calientes, mañana se normaliza”
Pero el lunes no mejora

Página 12, 5 de julio de 2010
LA PATRIA TRANSPIRADA. SUDAFRICA 2010
Cuatro epitafios de cuartos
Por Juan Sasturain
Aquí yace la Argentina
después de haberla peleado.
Cuatro partidos ganados
y una muerte repentina
por la táctica mezquina
que la llevó al cataclismo.
Al final, más de lo mismo:
le tocó una buena zona,
tuvo a Messi y Maradona
pero apostó al bilardismo.


No Juan, escritor al que nunca tuve ocasión de darle la mano pero al que admiro por calidad y coherencia.
Argentina, la selección argentina mejor dicho, no yace en ningún lado ni se murió. Ayer fue recibida por miles que apenas supieron del vuelo fueron a decirles que los quieren porque son suyos, porque dieron felicidad mientras pudieron con sus rivales lealmente y supieron comportarse cuando la mano vino mal, porque son los pibes de Diego, porque justamente son cada vez mas en este país los que están mandando al carajo al bilardismo que, como el menemismo dicho sea de paso, consiste, en primer lugar, en sotener que sólo vale el éxito, que si no ganaste el mundial no existís, que nadie se acuerda de los perdedores y que para eso todo vale, colgarse de un arco, el alfileres, el agua sucia. ¿No es Bilardista dar por muerto a un seleccionado porque perdió en octavos?
No se si estás en Sudáfrica, pero ¿no escuchaste lo que hicimos el domingo? ¿Tampoco lo que dijo la presidente? Su lectura que esta sociedad se está curando de muchos males y ya no es todo ganar o perder, el exitismo a cualquier costo? Dicho de otro modo, el pueblo se está recuperando en todos los órdenes de un canibalismo que no nos es propio y que devino del genecidio y neoliberalismo, ahora avanzamos hacia la solidaridad, el cuidado mutuo, no hacer un mundo de lo que e puede reparar, no crucificar a los mejores de nosotros cuando yerran sino respaldarlos para que puedan reencauzar lo suyo.
Esta selección no sólo no murió, menos Diego. Dentro de 30 años los nietos que aún no tengo me van a preguntar cómo fue ese día que fuimos a esperar una selección que no ganó el mundial pero siendo la de Diego nos ganó el corazón a todos.
Lo demás es táctica, pero las tácticas se discuten con altura y, sobre todo, sin discursos totalizadores, como lo demuestra el mosaico de ganadores que ha tenido el mundial en su historia.

Por último, veo el chiste de tapa. Otros próceres que me dejan pagando. Pocas cosas tan desencantadas como un chiste preparado para una ocasión que no se produce.
¿Alguien escuchó una explicación rara de Diego? ¿Será que la están esperando? ¿quieren provocarla?

Vuelvo a pensar la frase de Andrea. Es cierto, salimos a proteger a nuestros ídolos. De la cosa destructiva que parecía prosperar sólo en “el multimedios” pero que a veces se mezcla entre nosotros

domingo, 4 de julio de 2010

Argentina en el Mundial: Diego vuelve a casa


Miles de pibas y pibes, de familias con banderas, con carteles hechos de apuro en cualquier papel y con marcador grueso.
Diez km de caravanas, en la Ricchieri y en la 205, el himno en el "o-o-o-o-o" que resuena una y otra vez con una alegría que merecería de los Abrahm, Sebreli y Sarlo la calificación de "patrioterismo autista" o, por qué no, de "autismo patriotero".
¡¿Festejábamos un 0-4 en contra?! ¡Osábams mezclar lo síimbolos patrios con el fútbol!
Y esperábamos a Diego y la selección ansiosos como quien espera a vencedores
Nuestro pueblo es insondable para quien no se siente pueblo.
Estábamos ahí para bancar a los jugadores en su dolor como los disfrutamos en sus triunfos.
Estábamos ahí para decirle a Diego que queremos que siga. Mínimo hasta ganar el Mundial en Brasil, en el 2014.
Estábamos ahí, frente al predio de la AFA (ojo, no olvidarse que es nuestro, está en terreno del Estado nacional y que debe seguir siendo nuestro) porque el pueblo los sabe sus hijos y no quiere perder sus 24 enviados tanto fárrago mediático y marketinero.
Estábamos ahí porque, aunque a veces parece que ya no, cuando el pueblo argentino logra que se abra la canilla se vuelve insaciable de participación.
Y nada más.
Un abrazo a Diego y a los 23.
Y como no me olvido que esto es jugar a la pelota, ¡vamos Diego que hay que formar más "10", más "5", más "laterales"!
Para jugar la nuestra cada vez mejor. Se ganará o se perderá, pero el placer, como en la vida, en la política, está antes en confirmar quiénes somos que en negar nuestra identidad para robar un resultado.

viernes, 2 de julio de 2010

Ernestina y Magnetto, del efecto Dorian Grey al efecto Yabrán

La grandeza es propia de lo humano. Basta pensar en Evita, el Che, en Saramago, Walsh, Mandela, Tupac. El pueblo argentino, por ejemplo, tantas veces rescatándose en su dignidad a pesar de nuestra larga historia de injusticia y los genocidios.
Frente a tanto valor se hace difícil confrontar con las bajezas que también prosperan en lo humano.
¿Cómo reconocernos en la misma especie con quienes fueron y son beneficiarios de las peores vejaciones a semejantes, del despojo de su progenie, del despojo de la identidad de estas nuevas víctimas, arrojadas a una falsa historia que va a estrechar su futuro como un grillete, para siempre?
Más de trescientos hijos de militantes secuestrados por el terrorismo de Estado siguen sin recuperar su identidad. El origen de los llamados Marcela y Felipe Noble es hoy quizá su paradigma.
El desasosiego de los apropiadores
Conforme el cerco se va estrechando a su alrededor, Ernestina y Magnetto avanzan inexorablemente hacia sus tragedias referenciales.
Como un Dorian Grey al revés y sin un cuadro que la redima, Ernestina carga en su imagen con las trazas de sus peores acciones:
- La apropiación Marcela y Felipe, en un mismo acto despojados de la posibilidad de saber sobre la suerte e identidad de sus padres, despojados de conocer los nombres que sus verdaderos progenitores imaginaron para ellos proyectando futuro mientras los verdugos rompían su carne, despojados de amar rostros, olores, un calor borrado por años de mentira y condicionamiento en esa oscura costumbre que nos lleva a amar a quienes nos dicen son nuestros padres.
- La apropiación de Papel Prensa, concretada casi al borde de las celdas en que se torturaba a la familia Graiver.
- EL trueque de silencio por sangre , pero también dinero, prestigio, poder por la misma sangre.
- El abuso con la buena fe de una sociedad a la que todavía le cuesta pensar tanta perversión formando parte de su entorno.
Me pregunto si en su fuga sin persecución visible, Ernestina se preguntará por qué la justicia se detiene en sus acciones.
El cuadro a lo Dorian Grey no está para mostrarle en su deterioro los horrores y miserias sobre los que construyó su ascenso hasta el nivel de gobiernos y dictadores. Es probable, me digo, que en su zaga haya adquirido esa convicción de impunidad tan arraigada en las cortes del poder de la Argentina.
La respuesta es simple pero la carrera de Ernestina se empeñó en negarla por décadas: un pueblo como el nuestro no puede ser moldeado ni por un diario ni por un multimedios. La justicia se vuelve más molesta y memoriosa cuando una sociedad no olvida y cada vez que recupera fuerzas reclama.
Magneto, aún en el país, es la contracara de la apropiadora y la completa.
Quizás por haber llegado a destiempo y con menos méritos al reparto dictatorial de títulos y honores tuvo que hacer gala de sus vínculos con los genocidas y poner el cuerpo en lugares menos agradables que Ernestina. Ayer la proveyó de los pibes uno primero, otro después. Después jugó sus arrestos de matón con los Graiver - Papaleo para proveerla de Papel Prensa. Más tarde, con el empresario Pirilo, fue jactancioso de su poder y al mismo tiempo quiso cubrir a su jefa-socia proponiendo a Estela Carlotto y las abuelas una transacción que estas nunca permitieron.
Hoy, en los exabruptos del ex juez Cavallo, en la contaminación de pruebas, en la campaña contra el Banco de Datos o en la semifuga de los pibes, expuestos por sus apropiadores sin la menor consideración, parece brillar la firma del otrora oscuro gerente.
Magnetto ha dejado demasiados rastros por detrás, tantos como para encontrar resquemores incluso entre el círculo de los más privilegiados de Argentina. Como Yabrán en el final, su cercanía mancha y genera desconfianza. Cualquiera, tenga el nivel que tenga, puede ser arrastrado en su caída.
El efecto Yabrán ya prefigura la suerte de Magnetto.
Como aquel otro beneficiario del genocidio está dispuesto a dar pelea. Pero algo ha cambiado: Magneto no cuenta con protectores de nivel de Estado, salvo en el raleado clarinismo militante del Parlamento.
Y las memoriosas y memoriosos, los que siempre buscaron verdad, restitución, juicio y castigo hoy ven su reclamo instalado como política de gobierno.