jueves, 8 de junio de 2017

VENEZUELA ¿NUESTRO FUTURO POSIBLE?

En estos días se multiplican referencias  sobre la ofensiva violenta de la derecha en Venezuela y hay que reconocer que su repercusión es aún bastante limitada.
Dos solicitadas con firmas de diversos países han venido, sin embargo, a sacudir esta modorra. La primera, "Llamado urgente...." se publicó el 30 de mayo. La respuesta no se hizo esperar: "Con la revolución..."  se publicó unos días después. Ambas coinciden en una sola cuestión: son irreconciliables.
Vale la pena detenerse a pensar la situación en el país hermano, no sólo por solidaridad con un pueblo que suma al bloqueo y el acoso de los poderes imperiales la realidad de una escalada violenta en sus propias calles y contra sus propias instituciones democráticas. También porque Venezuela constituye un laboratorio para la derecha latinoamericana, en el que ensaya qué hacer ante aquellos gobiernos populares que no puede voltear por la vía electoral ni la jurídico/ parlamentaria. 
La oleada popular en la región que comenzara con el chavismo, va siendo neutralizada mediante con el retorno de gobiernos de derecha en algunos de nuestro países. Pero las vías por las que se produjo esta restauración conservadora parecen no prosperar en Venezuela , al menos hasta el momento. 
Cuando Macri y sus cachiches dicen "esto pudo ser Venezuela", " íbamos a ser Venezuela,", etc, no sólo están aprovechando los efectos de la campaña mundial de demonización sostenida desde medios, gobiernos y organismos internacionales y locales contra el chavismo, ese fantasma insoportable que el imperialismo y las corporaciones quieren borrar del mapa. 
Al referirse a un posible futuro venezolano para nuestro país y erigirse como aquellos que lo salvaron, Macri y los suyos denuncian haberse curado en salud de ese futuro y haber considerado qué hacer si las elecciones de 2015 hubieran tenido otro resultado. O si las próximas marcaran un camino de retorno para el proyecto popular. 
La salida violenta que cacarean a diario no es por supuesto la popular de los ´70 contra las dictaduras sudamericanas. Tampoco es la de ese tipo de dictaduras, sino la semiinsurreccional, mezcla de desabastecimiento, mercado negro, bandas lúmpenes y paramilitares haciendo lo más fácil, destruír sociabilidad mediante el hambre, la inseguridad y la agresión gratuita para que se justifique y acepte en una gran porción de la población una salida autoritaria. Una salida  promovida por el gran capital contra gobiernos que redistribuyen a favor del pueblo lo que las corporaciones consideran que les pertenece por su lugar en la sociedad, por supuesta estirpe y, sobre todo, por detentar la propiedad del capital.
En nuestro caso, considerando que las FFAA y de seguridad locales tiene un tinte y una realidad diferente a las de Venezuela, se pueden prever diferencias en esa salida. Alguna pista dan la compra de armas, las gestiones por bases de EEUU en nuestro país, el retorno de la discusión sobre el uso de las FF en seguridad interna, las operaciones de inteligencia y el espionaje político, el papel creciente y "desmanejado" que va teniendo la gendarmería. Todo sea por garantizar que al país lo manejen sus dueños, De adentro y de afuera. 
Sin considerar tiempos, conceptos y definiciones de la primer solicitada, francamente inaceptables,  es preciso puntualizar en ese texto y actitud un problema básico: frente a la confrontación entre un gobierno popular acosado y agredido y una oposición oligárquica armada no existe esa tercera posición que tratan de esbozar: o se aporta a derrotar el ensayo antipopular o se aportan argumentos para la continuidad de ese ensayo y un precedente para su uso contra los pueblos en otros países de la región.  
Un artículo reciente de Marco Teruggi, "El orsai intelectual ante Venezuela", da un panorama importante de cómo se juega esa salida de derecha en Venezuela y convoca a la vergüenza ajena en su análisis sobre la solicitada librepensadora y sus firmantes locales. 
Para quienes quieran informarse más sobre la primera solicitada que, supongo ingenuamente, publicaron los intelectuales en cuestión un día antes de una reunión de la OEA en que Almagro iba por la intervención en Venezuela, se ha marcado el enlace. En el mismo puede verse, además, la clara y digna respuesta de gente de la talla de Stella Caloni, Telma Luzzani, Michel Collon, Frei Betto, entre otras y otros.

1 comentario: