miércoles, 16 de agosto de 2017

CAMBIEMOS: UNA MAQUINARIA PERVERSA Y DEGRADANTE.

Cristina Fernández y Agustín Rossi desgranaron hoy en un diálogo preciso y racional los hechos que hubo que enfrentar en las PASO 2017. 
Ganadores en sus respectivos distritos, uno tuvo que apelar a un llamado a C5N para que no se interrumpa el conteo de votos en Santa Fe, de modo que una ficticia ventaja de Cambiemos por 5 puntos terminó en Triunfo. 
En el Caso de Provincia de Buenos Aires, ya nadie puede dudar del Triunfo de Unidad Ciudadana. Pero elelectorado queda víctima de una operación destinada a postergar en más de una semana la proclamación De Cristina a fin de limar su triunfo con miras a reducir su electorado en octubre.
Se sesgó el conteo de votos en ambos distritos casi sin ocultarlo.
Estas acciones de manipulación de información y fraude electoral del gobierno  retrotraen nuestra vida politica a la década infame. 
Cierto es que el momento que vivimos es otro: buena parte de nuestro pueblo tiene representación política leal y genuina y liderazgos reconocidos. Por eso pudimos triunfar en tantos distritos y defender nuestro triunfo allí donde trataron de escamotearlo.
pero también el momento es otro para una derecha que viene a la ofensiva en todo el mundo: ahora tiene un partido más explícito que en los años ´30. 

Si eso pudo parecer auspicioso a algunos analistas y referentes  cuando el PRO y sus aliados sólo actuaban  como maquinaria de difamación y traba a los avances en la inclusión social y política de vastos sectores de ciudadanía postergados, hoy con su acceso al gobierno ya no son traba: excluyen y someten mediante el uso discrecional de los tres poderes. 
Lejos de servir para democratizar a la derecha y promover su respeto a la ciudadanía toda, Cambiemos opera como un instrumento de compromiso de sectores sociales con el ejercicio de prácticas de exclusión. Pobres que rechazan a pobres, trabajadores obligados a desligarse de su relación con otros trabajadores, jóvenes, pobres y todos quienes no resultan necesarios para el proyecto Cambiemos son condenados a la demonización.
La matriz que produce manipulaciones electorales, privación de pensiones, represión violenta a reclamos y promoción de legislación opresiva es la misma: se usa cualquier mecanismo para restitur el país todo a mano de quienes se consideran sus dueños naturales: la oligarquía y las corporaciones.  Si hay ley que lo haga posible se la usa, si no la hay se promueve una con excusas como modernización, actualización, reparación. Si no resulta, se opera fuera de la ley. Y si no se espera mucho rechazo de esa poperación, hasta se muestra esta conducta como forma de que el conjunto social vea a que se expone disputando con la mayor concentración de poder que haya logrado la derecha en democracia, en décadas.
Así en las PASo resaltó al comienzo la manipulación de datos para que Cambiemos pudiera evitar reconocer que Unidad Ciudadana triunfó en la Provincia de Bs. A.s y Santa Fe. Con el paso de las horas emerge la falsificación de datos: decenas de urnas sin votos para Unidad Ciudadana, miles de ciudadanos no registrados a pesar de haber votado.

La actitud de ministros, candidatos y autoridades de Cambiemos, lejos de revisar lo sucedido, vas desde de culpar los perjudicados hasta banalizar la gravedad de los hechos. En medio , millones de ciudadanos ven azorados como vuelve el "republicanismo" fraudulento . 
Con toda la carga que tiene de despojo a la voluntad del electorado, la perversión de estas conductas no se restringe al ocultamiento y la estafa. Cambiemos, hoy en uso de todo el aparato de Estado para imponer de cualquier modo la exclusión neoliberal, está comprometiendo a sus integrantes y seguidores en estas prácticas antidemocráticas, promueve la cultura del despojo hacia todos los sectores de la sociedad, intenta normalizar estas formas a como de lugar, para impedir la recuperación de espacios de gobierno por parte del pueblo. 
El hecho de que las ilegalidades cotidianas del gobierno de Cambiemos se hayan incluido en la cultura humorística de nuestra época indica hasta qué punto se va corriendo el límite de lo legítimo en el derecho, la democracia y los vínculos sociales.
No podemos ni debemos dejar pasar ningún intento de normalizar este retorno a la infamia. El dejar pasar, el comentario banalizador o la repetición de frases hachas como "no es para tanto", "siempre se hizo", "son picardías",  sólo sirven al objetivo de normalizar, legitimar lo que corroe al tejido social y la democracia.
El tono de este diálogo entre dos referentes a quienes se trató de escamotear su triunfo junto a millones de votantes en Provincia de Buenos Aires y Santa Fe, Cristina y el Chivo, junto al reclamo inclaudicable y la defensa de lo conquistado son la mejor forma de enfrentar esta anticultura que viene por la ruptura de todos los lazos de solidaridad y convivencia que nuestro pueblo ha construido a lo largo de décadas de lucha y resistencia.

Milagro Sala : LA ESPERA TAMBIÉN ENFERMA

Quienes estuvieron privados de la libertad lo saben. 
Quienes estuvimos privados de modo ilegítimo también: todo lo que uno hace en la cárcel es para ocupar ese tiempo de encierro, restarlo a la espera de lo que está muy lejos, negar de algún modo esa privación de hacer nuestra voluntad. 
"Robarle un día al juez" decían los detenidos sociales en Devoto cuando lograban, servicios personales o compra mediante, dormir un día entero gracias a alguna sustancia de ingreso non sancto. Para "los políticos" la cosa era otra: convivencia, estudiar, gimnasia, estrechar vínculos a fin de estar cada día un poco más enteros y formados. 
Una vía u otra van, con diferentes consecuencias, al mismo lugar: que no nos priven de la posibilidad de "ganar" de algún modo ese tiempo de vida que nos roban.
Es en buena medida ilusorio, por supuesto: seguimos allí, tras las rejas, pero al disputar de modo imaginario esa situación estamos preservando nuestra salud mental, es un imaginario al servicio de esa salud. 

Y ya no va a abandonarnos. Aparecerá cada tanto, ya fuera de la cárcel, como un reflejo, una sensación, a veces un detalle, a veces un estallido, a veces el deterioro físico o psíquico que no cesa a pesar de logros, vínculos y el haber reconstruido una vida en libertad.
Hay muchas circunstancias que hacen difícil cumplir aquel objetivo estando en la cárcel. Tal vez una de las más complicadas es la que vive hoy Milagro: levantarse cada día esperando que se cumpla una decisión que ya se ve como inevitable: que el poder judicial decida sacarla de la cárcel. 

Es, y lo digo con la experiencia de haber esperado meses que se cumpliera, aún con retraso, mi salida de la cárcel y el paso a libertad vigilada en 1982: la libertad, ya decidida adquiere una concresión tal que arrasa con todas las defensas que uno vino construyendo, está allí afuera, donde uno casi olvidaba cómo era, está y reclama toda la atención, toda expectativa. Los días se compensan en hablar con los compañeros, las noches son interminables y las rejas recobran toda su presencia.
También hay que lidiar con el hecho que que las compañeras y compañeros de militancia ya detenidos en Jujuy y Mendoza seguirán en esa condición, sin expectativa pronta de poder seguir el devenir de Milagro. 
El Juez Gastón Mercau, respondiendo con lentitud a la deciusión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  decidió hoy la excarcelación de Milagro Sala, pero en condiciones imposibles de resolver en breve.
A la dificultad de sustraerse a la espera se agrega lo degradante que resulta, ya que si bien el poder se manifiesta privándote de la libertad con sustento legal, mucho más omnímodo y brutal aparece cuando lo hace sin someterse a legalidad alguna, o cuando te basurea con maniobras como ésta: decidir que te lleven a un lugar destruido "cuando resulte habitable". ¿Qué lugar definió como domicilio para Milagro  el juez Gastón Mercau? Un local de la TUPAC que operaba como,centro de rehabilitación de usuarios de sustancias que fue en 2016 saqueado y destrozado.
Están ya reclamando sus abogados y el Comité por la Libertad de Milagro Sala emitió un comunicado promoviendo que se fije otro lugar de alojamiento para que pueda salir ya. También para que revisen condiciiones que fijara el juez y que no se corresponden con la legislación sobre arresto domiciliario. Más arbitrariedad.

El otro tema es que tiene otras dos preventivas, por lo que deberían expedirse en igual sentido esos jueces. La cosa es seguir porque vuelva a estar entre nosotros y su pueblo pueda contar con Milagro Sala.
Las espaldas de Milagro se nutren de su militancia y su gente, pero el poder judicial y ejecutivo de Jujuy siguen teniendo, como se le informó a la CIDH en mayo de este año, el objetivo de destruir su condición física y psíquica.
Nada personal, simplemente otra tarea de las que Cambiemos vino a cumplir con su acceso al gobierno: borrar  de la realidad política argentina toda traza de dignidad y acceso a derecho de las mayotías populares.

Milagro Sala: nuevas y viejas formas de destrucción subjetiva



El caso Milagro Sala y los detenidos y detenidas por razones políticas en Jujuy y Mendoza [1]

El marco desde el cual considerar la situación de detenidos y detenidas políticas en Argentina es la existencia de un genocidio y sus consecuencias hasta la actualidad, en particular la referencia que tiene para un detenido político hoy la suerte corrida por miles en su condición décadas atrás.
Si bien la gestión 2003-2015 consideraba una cuestión de principios la no represión de la protesta social y la disidencia política, hay que agregar aquel elemento histórico a la existencia de ese principio: nada que se relacione con el genocidio puede repetirse en democracia.
El caso de Milagro Sala y las otras cuatro detenidas en la Cárcel de Alto Comedero, así como de los dos detenidos en la Cárcel de Gorriti, define un claro cambio de paradigma también en esta cuestión: se detiene a personas por sus convicciones políticas y su militancia y se integra a esta detención arbitraria e ilegal un trato vejatorio y abusivo, claramente destinado a afectar su integridad física y psíquica.

Negativa de la condición política de la detención

En primer lugar se desplaza la justificación de sus detenciones del motivo político a falsas acusaciones por manejo de fondos o modos de protesta. De este modo se busca aislarlas de su medio social y convertirlas en enemigos públicos mediante su identificación con dos temas muy urticante para la opinión pública: la corrupción y la violencia.
En cada traslado a Tribunales o algún servicio de salud son conducidos con gran despliegue de fuerzas de seguridad y de una cobertura mediática de igual magnitud, destinados a que la sociedad vaya identificándolos como un peligro público
Ello constituye una afrenta para estas personas que han dedicado sus vidas a ayudar a miles de seres humanos provenientes de los sectores más humildes, vulnerables y vulnerados de la sociedad. Lo
que para cualquier persona puede ser motivo de orgullo es convertido, mediante el encarcelamiento arbitrario, el escarnio público y la extensión de este a familiares y allegados, en un motivo de culpa por la agresión a que son sometidos los suyos, vergüenza por una exposición pública impropia y la desazón de quien es vulnerado en sus derechos elementales.
Todas las detenidas refieren haber sido presionadas por jueces y fiscales para que creen denuncias contra sus referentes, en particular contra Milagro Sala, a cambio de lo cual se le dan promesas de libertad.
Esta metodología tiende a generar:
• sensación de indefensión, de no poder contar con un marco legal para la acción institucional.
• un refuerzo de la culpa personal ante los prejuicios que sufren terceros, perjuicios y hostigamiento público que supuestamente cesarían si ellos reconocieran algún delito, sean ciertas o no las
acusaciones.
• se habilita de este modo el desplazamiento del origen de las injurias hacia la misma persona que la recibe.

Extensión del acoso a familiares y allegados

Cada entrevista con las detenidas corrobora un trabajo oficial de permanente deslegitimación y estigmatización y el continuo acoso y persecución a sus familiares y seres queridos por parte del poder político, judicial y las fuerzas de seguridad, puntillosa y sistemáticamente
amplificados por los medios de comunicación.
Hijas e hijos, hermanas y otros familiares han sido sometidos a allanamientos, se les han secuestrado bienes sin otra justificación que la de sumarlos al montaje mediático judicial.´
De este modo se produce a estas personas y los detenidos un triple prejuicio:
• se muestra a sus familiares como sospechosos de realizar ilícitos,
• se priva a estos familiares de aquello que necesitan para proveer a su subsistencia,
• se promueve entre las detenidas y detenidos, cabe reiterarlo, la culpa por la suerte que sufren sus familias.
Esta presión emocional a que se somete a detenidas y detenidos, promueve en los mismos su negativa a ser asistidos por dolencias de pronóstico reservado, la aparición de cuadros de depresión severa y diversas formas de autoagresión destinadas a terminar con semejante padecimiento propio y de sus seres queridos.
Deterioro físico

Dolencias previas de importancia, en dos casos probables tumores, también dolencias producidas tras la detención son ignoradas por las detenidas para no tener que pasar por el montaje mediático judicial descrito. La atención médica en el Penal de Alto comedero, así como en Gorriti es de suma precariedad, por lo que la elección es inevitable: traslados a hospital con gran despliegue represivo o ignorar la dolencia y que siga su curso

Acoso y vejaciones en el lugar de detención
El trabajo sobre el medio social y el acoso a sus familias se complementa con las condiciones particulares en que se desarrolla su prisión en Alto Comedero.
En su cercanía con las celdas de castigo han tenido que oír las golpizas a que someten a otras detenidas, han presenciado alguna incluso con consecuencias severas para las personas agredidas.
Se promueven situaciones de conflicto con otras detenidas que si bien no son aceptadas por Milagro y las otras compañeras agreganuna tensión permanente a la privación ilegal de libertad a que están
sometidas.

Supresión de intimidad

En el caso particular de Milagro Sala, se agrega a lo descrito la permanencia de agentes rotativos del Servicio Penitenciario junto a ella durante todo su tiempo de vigilia, controlando a su lado cada
acción que la detenida realiza, desde hablar por teléfono, comer, higienizarse hasta en el momento de evacuar.
Se trata, por lo tanto de una supresión del derecho de Milagro Sala a su propia intimidad.
En tanto constitutiva del ser humano y de su capacidad de socializar, producir y amar4 la violación de la intimidad es una clara violación del derecho a ella y por derivación, del derecho a la integridad,
definida esta última, como “equilibrio armónico entre los aspectos corporales, psicosociales, intelectuales y morales en la vida de una persona. El derecho a la integridad psicofísica es amplio e implica la protección de la persona como unidad psicosomática” 5.
Todo detenido, si los pasos legales que una detención legal requiere lo determinan, puede ser privado de su libertad. No así de su derecho a la integridad e intimidad.
La supresión del espacio de intimidad, de la realización cotidiana de esta intimidad, configura una acción de impacto regresivo sobre la persona que es privada de ella. Regresivo porque la retrotrae a un periodo en el cual su desenvolvimiento estaba reglado y condicionado desde afuera por el mundo adulto. También regresivo porque así se crea un marco de sometimiento primario más allá del encierro mismo, una invasión sobre su subjetividad que puede alterar y deteriorar su condición psíquica.
Toda detención debe preservar a la persona y a su entorno social 6.
Por ende no puede incluir acciones que deterioren la condición psíquica del detenido y promuevan su despersonalización.
Esta práctica operada en el Penal para con Milagro Sala instala una forma de maltrato que, sea cual sea el objetivo que se explicite, constituye una forma de agresión psíquica extrema. En otras palabras
una forma permanente de tortura.




4 Definición de salud de Sigmund Freud.
5 Alfredo Kraut: Derecho a la Integridad, en Diccionario Latinoamericano de Bioética
6 “Las cárceles de la Nación serán […] para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas” Constitución Nacional, Art. 18.ca, Director Juan Carlos Tealdi, UNESCO, 2008, (pp. 334-337)


[1] Violación de Derechos Humanos- Informe preliminar del 1º Foro por la Libertad y la Democracia
Entregado a la CIDH el 19 de mayo de 2017, en la ESMA, desde el Foro por la Democracia, Página 203

lunes, 14 de agosto de 2017

PASO 2017: VOLVEMOS CON HECHOS:


Con el bombardeo desinformativo, las operaciones de todo tipo, el desánimo que les cae a muchas compañeras y compañeros, demasiado temprano si consideramos que a 18 meses de perder el gobierno nacional estamos dando vuelta la pisada contra la mayor concentración de poder de derecha que se produce desde la caída de la dictadura, envío esta incompleta y pequeña guía para poder evaluar "CÓMO - ESTAMOS - HOY" con algún ajuste a los hechos. 
En amarillo los triunfos amarillos, en azul los K y PJ, en rojo Urtubey. 
Las cifras de electores son de Clarín e Infobae e incluí en la que no pude ubicar con datos 2017.
Obvio que incluyo como triunfo a la Provincia de Buenos Aires, ya que la interrupción del conteo y la no inclusión de 1600 mesas non impiden evaluar que la progresión de la madrugada iba irremisiblemente hacia el triunfo de Cristina. Para más, va el enlace a su comunicado de hoy.
Para abundar: lo mismo se hizo en Santa Fe con Agustín Rossi, sólo que no pararon el conteo a tiempo y su triunfo se tuvo que reconocer, bien que bastante más tarde que el cierre de la fiesta de Cambiemos.
Espero que lleguen evaluaciones de estos datos duros. 
LES AGREGO UNA CIFRA. 
LAS PROVINCIAS CON NUESTROS TRIUNFOS Y DE ALIADOS MÁS O MENOS CERCANOS SUMAN: 21789342 SOBRE UN TOTAL DE 33.193.686 electores PARA ARGENTINA. 
ES DECIR, GANAMOS EN DONDE SE CONCENTRA EL 65% DE LOS ELECTORES. 
No se trata de matemáticas, por supuesto, sino de política. 
Hay que proponer, organizar, convencer, consensuar, sumar, aliar y neutralizar. 
Tenemos la principal referente popular para hacerlo, el resto es no chocar el auto. Abrazo y adelanto: LA ESTAMOS DANDO VUELTA

jueves, 10 de agosto de 2017

QUEREMOS A SANTIAGO VIVO, LIBRE Y ENTRE NOSOTROS

La desaparición forzada de Santiago Maldonado demarca una nueva fase en la represión ilegal del gobierno.
A diferencia del secuestro de Julio López, hay una comprobada autoría de la gendarmería en la supresión de su libertad el marco de un ataque a la comunidad mapuche. 

Se agregan a ello las desmentidas y "operaciones antiterroristas" de la Ministra de Seguridad Bulrich, las amenazas de otros funcionarios y la acusación infundada de terrorismo. Desde diversas usinas del gobierno se reactivan referencias a un mítico movimiento separatista originario. 
La Sociedad Rural hurga en sus papeles de ciento cincuenta años atrás para recrear con todo racismo un clima de amenaza Mapuche y justificar en un comunicado el acoso con que se viene complementando la entrega de tierras de la comunidad a terratenientes extranjeros y emprendimientos inmobiliarios. 
Completa el cuadro Lanata, que menea como  amenaza un inexistente grupo guerrillero para seguir jugando el papel del Gelblung de este gobierno.
Si en el pasado se necesitaron décadas para construir paso a paso la justificación y discurso del Genocidio de Estado, con la desaparición forzada de Santiago parece que se quisieran recorrer los mismos pasos en días.
Este martes pasado, la conferencia de prensa citada por organismos de Derechos humanos para reclamar la aparición de Santiago, sólo tuvo dos minutos de cobertura por parte de C5N. El resto de los canales desplegó otros temas, todos distractivos respecto a este retorno a cuarenta años atrás, como bien lo calificaran Tati Almeida y Estela de Carlotto. 

Nuevamente las agencias internacionales de Derechos Humanos se ocupan de Argentina, ya no por nuestros vances, sino por hechos que marcan el retroceso de este último año y medio.
Ya no sólo hay desaparecidos en democracia, ahora se manifiesta un dispositivo gubernamental- mediático de protección al secuestro de Estado.
No hay un solo funcionario ni político que pueda pretenderse neutral frente a esta situación. 

O se reclama por la aparición con vida y restitución inmediata de la libertad a Santiago y castigo a quienes lo privaron de la misma o se colabora con su secuestro desde el silencio.

QUEREMOS A SANTIAGO VIVO, LIBRE Y ENTRE NOSOTROS

domingo, 16 de julio de 2017

NISSAN RENAULT Y SMATA: AVANZAR HACIA EL PASADO

LOS TRABAJADORES: ¿VISTE?
Cada tanto vuelven a aparecer seudointelectuales para pontificar sobre nuevos actores que vendrían a ocupar el lugar, al parecer equivocado y anacrónico, que Marx, Mandela, Fidel y Perón, entre otros, le asignaran a la clase obrera como generadora de riqueza, transformadora de la realidad, sostén de democracia y soberanía.
Cuatro cuestiones que la oligarquía y corporaciones no pueden aceptar ni permitir que prosperen.
Por eso, a diferencia de muchos progresistas, incluso compañeros, la batalla central que se ha planteado este gobierno y ofrece a las multinacionales.
Incluso los "privilegiados" informáticos, científicos, profesionales, que podrán despegarse un poco de la plebe manual mientras haya una relativa prosperidad, pero quedan tan colgados del pincel como un trabajador textil apenas el país vuelve a ser gobernado como factoría del imperialismo.
Cristina en Atucha o Cueroflex nos señala una realidad que no podemos perder de vista: Hay que construir el Frente sin perder de vista que los trabajadores siguen siendo actor central.
El articulo de Dardo Castro alumbra un plano semioculto de la ofensiva neoliberal, las decisiones que encuadran hacia el pasado a millones de trabajadores mientras represiones como las de PEPSICO disuaden de resistir.
nales es la de someter a nuestra clase obrera, suprimir derechos adquiridos con solidaridad, sangre y persistencia y reducirla a lo que puede verse en muchos países centrales y la mayoria de los periféricos: productores individualizados, de uno en uno, marchando apiñados en trenes, metrobuses y subtes a cumplir, mas apiñados y devaluados, la colectiva tarea de producir como parte de una maquinaria.

AQUÏ EL QUE NO CORRE VUELA, por Dardo Castro
Si la condena a prisión por 9 años que el juez Moro le asestó a Lula despierta la envidia de todos los que querrían que Bonadío meta presa de una buena vez a CFK, la reforma laboral aprobada recientemente por el Congreso de Brasil ha transformado a este país en el modelo a seguir para el gobierno argentino y la coalición patronal y mediática que lo sostiene. Las grandes empresas de radicación local reclaman medidas similares para no perder competitividad con nuestro principal socio en el Mercosur, en tanto que el coro de economistas neoliberales y los CEOS de las consultoras financieras y los fondos de inversión reclaman poner fin al déficit fiscal, como pretende hacerlo el gobierno brasileño con la ley que congeló la inversión pública por 20 años. Temer y su pandilla de depredadores también van por las jubilaciones con un proyecto de reforma que, por ahora, se halla estancado en el parlamento a la espera de que se disipe la nube tóxica que desparramó el Lava Jato.
Mirando a Brasil, aquí en la Argentina de Macri ya se han puesto en marcha cambios decisivos en los regímenes laborales para “mejorar la competitividad” con nuestro vecino. Ayer Página 12 informó sobre el pliego de “iniciativas” que las terminales automotrices de ADEFA consideran imprescindible para alcanzar la producción de un millón de vehículos en 2023.

Así, en la nota “Las terminales le presentaron al Gobierno un duro plan de flexibilización laboral”, publicada ayer viernes, leemos:
“La larga lista de propuestas incluye la reducción de costos logísticos y de los principales insumos, baja de impuestos, incentivos para ganar mercados y planes de capacitación. Pero antes que nada aparece la “fase 1” de “mejora de la competitividad mediante el aumento de la productividad y reduciendo el costo laboral”, cuyos resultados concretos se esperan para este año. Incluye temas como el desarrollo de polivalencia entre puestos, flexibilidad en la contratación de personal temporario o eventual, desarrollar un marco de tercerización de actividades y que el tiempo de comedor no integre la jornada de trabajo. Las empresas profundizan sus usuales exigencias porque saben que tienen buena recepción en el Gobierno. También el contexto regional sopla a su favor: en Brasil se acaba de sancionar una reforma laboral que anula derechos básicos de los trabajadores.
En el capítulo de “acuerdo con el sindicato”, las empresas proponen “definir un objetivo de ausentismo del 3 por ciento mejorando el control interno” y la “aplicación de metodologías que aumenten la productividad”, como la “medición de tiempos”. Buscan el “aumento del nivel de saturación –redoble de la intensidad de trabajo–”, la “adecuación de actuación gremial (cantidad de horas, cantidad de delegados, micro conflictividad)”.
El segundo capítulo es el de “cambios en el convenio colectivo”.
En este punto, las empresas quieren “la subdivisión del convenio colectivo por servicios” y “permitir el desarrollo de polivalencia entre puestos de trabajo y áreas”. Otro renglón remite a “la revisión de incentivos, premios y bonos en relación a cumplimientos de objetivos de calidad, productividad y ausentismo” e “incorporar un nivel de ingreso con menor salario por el período de adecuación correspondiente”. Las terminales quieren que el “tiempo de comedor no integre la jornada de trabajo” e implementar “banco de horas acumuladas en paradas/suspensiones para compensar horas extra”. Las automotrices hace tiempo que vienen presionando para no pagar por el tiempo de almuerzo y ahora buscan dejarlo establecido formalmente.
En el capítulo de “cambios de legislación” se destaca la idea de “reducción de cargas sociales” y la búsqueda de una “mayor flexibilidad en la contratación de personal temporario o eventual”. Las firmas automotrices quieren “desarrollar un marco de tercerización de actividades” y la “revisión de la ley de contrato de trabajo, que permita disminuir las contingencias legales”. Por último, las empresas buscan avanzar en los “incentivos para el desarrollo de convenios de pasantías”
PERO LO PEOR es que algunas de estas medidas ya fueron acordadas entre la automotriz Nissan y el sindicato de los mecánicos, SMATA. A continuación, parte de una entrevista que publicó hoy La Nación con el presidente de Nissan Argentina, Diego Vignatti, quien afirma que las condiciones para exportar fuera de Brasil “hoy no son óptimas. Hay que mejorar desde todos los ángulos, gremial, de procesos, de infraestructura, de logística. El gobierno nacional entiende y nosotros también entendemos las restricciones políticas y económicas para avanzar en la velocidad que quisiéramos, pero hay que hacer reformas porque no estamos solos. Brasil acaba de aprobar una reforma laboral que le dará mayor competitividad a su industria.”

miércoles, 14 de junio de 2017

ERNESTINA HERRERA: FINALES DESEADOS


Rodeada por su familia, como mi abuela materna. 
Sobreviviendo a su tiempo en los relatos de hijos y nietos, como mi abuelo paterno, el de la carreta a Mendoza y el "mateo" en Luján. 
Recordada siempre, el corazón latiendo fuerte y una lágrima al borde de los ojos, como se nos sigue presentando Evita. 
Con llantos y festejos, una multitud que parecía no completarse nunca, con jóvenes y no tanto corriendo tras el féretro camino al aeroparque como si estirar el ultimo adiós lo mantuviera mas tiempo vivo entre nosotros. Como Néstor. 
Con una sonrisa aflorando a su recuerdo, multitudes allá lejos y el coraje siempre presente, como Chávez. 
Con la sensación de irse el padre de todos, lo más parecido a aquellos ancianos que reunían el pasado y el futuro para su comunidad. Sabio y amado, como Fidel. 
Como hubiera querido Joaquín Areta, recordado por lo que hizo por los suyos u olvidado, si no lo hubiera merecido. 
Sombra en los ojos de sus once hijos al recordarla, silenciosa, prolífica, toda ternura, también misterio, como esa abuela paterna que tardé años en saber que "era india" y llegó a Luján en uno de los viajes de mi abuelo. 
Bueno, capaz de dejarlo todo por una mujer, hasta su tierra, como me llegara en otros relatos mi abuelo materno. 
Sonriendo con un guiño, siempre al borde de la ocurrencia, anticipándola en la mirada, como uno supone que pudieron pensarla para sí mismos Fontanarrosa, Soriano. 
Dignos, con entereza, algo avergonzados por la perversión de sus asesinos, como Valle y sus compañeros en la espera. 
Desolado en la pérdida de lo más querido y a su pesar lúcidos, anticipando futuro aún en medio del dolor y la derrota, como Walsh, como Oesterheld. Como Miguel Hernández y Neruda. 
Como la luz y la alegría de una época, como Marito Ísola. Como la ingenuidad, en el cuerpo y en la inteligencia de Guillermo Barros. Como el tiempo mejor que inexorablemente llegará y que asomaba en la mirada de Manuel y Analía.
A todos nos llega la pregunta, siempre esquiva: ¿cómo será mi final? ¿cómo se extenderá ese momento por días, ánimos, gestos, recuerdos u olvidos cuando esta vida termine? ¿Cómo habrán de recordarme?
Con más o menos esperanzas un poco de tibieza sigue a esas preguntas cuando en el balance asoma algo que nos justifique, nos haga queribles, necesarios. Y el escozor de todo lo que habrá de quedar por hacer y no será.
Pero no todos llegamos de ese modo.
Digo, morir siendo Ernestina Herrera y saber que sólo con la muerte acabaría con su mentira, su esquivar denuncias y repudios, su silenciar el origen de hijos robados, su ignorar las miradas que aún cercanas esperan que su muerte le llegue, no vaya a ser que la lesa humanidad vuelva a ser considerada y los bienes malhabidos  puedan otra vez ser cuestionados, disputados, recuperados. Sentir, antes que la solidaridad del amigo, la preocupación del cómplice. Morir y dejar como herencia, junto a innumerables bienes, dos identidades falsas. ¿Cuántos dólares valen conocer tu origen? ¿Cuánto te valorás si no te importa?
Una vida degradada y la espera de una muerte igualmente degradada que al fin llega.
Hoy pasó. Murió la apropiadora de Papel Prensa y de dos personas anónimas a los que se permitió llamar "hijos", una beneficiaria de dictaduras y parásito de democracias. 
Nada que lamentar, más que el seguir viviendo un tiempo en que la humanidad conviva con esos modos de ser. 
Nada edificante: sólo un motivo más para construir otro tiempo en que las Ernestinas, los Videlas, los Blaquier, los Pinochet, los Franco sean un mal recuerdo.