jueves, 17 de diciembre de 2009

Grondona y la demonización de la derecha

Dedicado al Topo, amigo entrañable, hoy en respirador artificial tras su accidente del jueves, en Capital.

Mariano Grondona en su programa, esta semana.
Se empina con la afectación de siempre, ensaya una semisonrisa y dice "en Argentina está demonizada la derecha. En todo el mundo hay derecha, se expresa y nadie se asusta, acá si. Por qué demonizan la derecha?".
Demonizan la derecha, nos dice este señor que en la primera semana del golpe del '76 publicaba un editorial pidiéndole al gobierno militar que "lo que haya que hacer hay que hacerlo rápido, se hace y ya está. Si se deja pasar un tiempo, la gente olvida y ya no apoya medidas que en un primer momento hubiera aceptado y comprendido.
Grondona hace silencio, mira fijo a la cámara y espera un segundo, en actitud de recibir la comprensión y apoyo de decenas de millones que se sienten avasallados como él.
Hago un pequeña lista:
-El asesinato de Dorrego,
-140 años de república sin derecho al voto para la mitad de la población,las mujeres
-casi cien años sin derecho a la propiedad para esta misma mitad,
-el genocidio de los originarios,
-el genocidio en Paraguay,
-el genocidio del hombre autosubsistente del siglo XIX -el gaucho- vía levas,guerras y matanzas,
-los asesinatos masivos en la semana trágica,
-los asesinatos masivos en la Patagonia rebelde,
-la década infame,
-los golpes,
-el último genocidio
-el peor riojano.
Qué más tiene que hacer la derecha para ser, no el demonio cuya historia podemos discutir en otro momento, sino la peor lacra que nos ha tocado padecer en estas hermosas, maravillosas tierras?
Y sí, en Argentina ser de derecha es una carga, la derecha está mal vista. Cuando se la identifica, cuando se rompe su mimesis y se la desnuda como tal, como gorila, despierta rechazo, asco,temor.
El rechazo a la derecha es una conquista popular, uno de los tantos logros de la resistencia de nuestro pueblo, un signo de su valor y su riqueza, una gema que no podemos permitirnos perder.
Y Grondona que siga soñando con volver a escribir el comunicado No 1 de un golpe que de tanto hacerse esperar ya se descompuso y apesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada