jueves, 3 de noviembre de 2011

El Negro Honores. Un héroe colectivo. Secuestrado el 03-11-1976

Lo ví un par de veces en Córdoba.
En Buenos Aires sabíamos del Negro por su leyenda, pero estábamos en regionales diferentes y era mejor conocer pocos datos de los compañeros. A menos que uno estuviera a cargo de su custodia.
Había que cuidar y cuidarse: saber lo justo y necesario era parte de ese cuidado.
Ya comenzaba el exterminio de dirigentes populares, ese que Balbín justificara con aquello de la "guerrilla industrial".
Las 3A, el Comando Libertadores, el CNU y el CDO abrieron el camino. Después lo amplió la Dictadura, ya que las luchas obreras no parecían detenerse y el Rodrigazo no alcanzó a licuar las conquistas económicas y gremiales obtenidas desde 1973.
El Negro, lo dije, era uno de nuestros héroes. No por aventurero ni arriesgado. Simplemente porque sus compañeros de la Usina del Pilar, Córdoba, lo reconocían como su líder, confiaban en él y él los expresaba.
Al ser secuestrado y torturado hasta morir confirmó que merecía esa confianza.
Ana, compañera también prisionera en La Perla, quien compartió casi todo el tiempo de padecimiento del Negro, relata que no pudieron sacarle un nombre, una dirección. El Negro simplemente NO HABLABA.
Cuando lo torturaban sólo se escuchaban quejidos, Nada más.
Después fue su muerte y otra leyenda, esta vez para los compañeros que llegaban para sufrir la tortura y casi siempre la muerte: "Cuando todo está perdido aún hay un punto de resistencia, proteger a los que están afuera, a los que no cayeron: El Negro lo hizo". Esta frase, recibía a los compañeros en su llegada a La Perla, Campo de la Rivera, la D2. Muchos seguimos adelante por el silencio de muchos.
 
Laura Vilte, militante, amiga, compañera, me hace llegar esta nota sobre el Negro:
3 DE NOVIEMBRE DE 1976 DETENCIÓN Y DESAPARICIÓN DE LUIS HONORES
por Laura Beatriz Vilte, el jueves, 03 de noviembre de 2011, 9:02

EL 3 DE NOVIEMBRE DE 1976 DESAPARECE EN LA CIUDAD DE CORDOBA LUIS JUSTINO HONORES, MILITANTE REVOLUCIONARIO QUE SEGÚN TESTIMONIOS DE SOBREVIVIENTES MUERE HEROICAMENTE EN UNA FEROZ TORTURA, EN EL CENTRO DEL TERROR LA PERLA, EL 17 DEL MISMO MES.
NEGRO TU EJEMPLO DE VIDA, TU INMENSA HUMANIDAD, TU ENTREGA INCONDICIONAL A TUS CONVICCIONES PERMANECE EN LA MEMORIA DE LOS QUE TE CONOCIMOS.
FUISTE, AL DECIR DE GALEANO, UNA LLAVE QUE SALVÓ MI VIDA.
HOY A 35 AÑOS DE TU DESAPARICIÓN TE RECUERDO, TUS ASESINOS ESTÁN SIENDO JUZGADOS Y LA LUCHA SIGUE.
COMPAÑERO, AMIGO PRESENTE AHORA Y SIEMPRE!!!
Delegado obrero de la U.O.C.R.A, fue detenido el 3 de noviembre de 1976, en la vía pública y trasladado a la Perla. El testigo E.D.P.-P.32 refiere que:
«Durante la mañana del 3 de noviembre el dicente es sometido a la última sesión de torturas en las oficinas. Hacia mediodía fue conducido a la sala de tortura (...) donde había un hombre desnudo, atado a la cama, a quién estaban sometiendo a la tortura de la picana y al mismo tiempo lo golpeaban con gomas; el individuo llamado Luis manejaba la picana eléctrica y Hernández golpeaba con la goma. En ése momento le levantan la venda al que estaban torturando para que viese al declarante, que era arrastrado por dos personas, diciéndole: «esto es lo que te espera si no colaborás» El testigo supo posteriormente que se trataba del Luis Honores, de 39 años, delegado gremial en las obras en construcción de la usina de Pilar y que lo habían detenido en la inmediaciones del Hospital Privado. Continúa el testigo (...) el 17 de noviembre del mismo año, alrededor de las 14, murió el detenido Luis Justino Honores, después de una larga agonía, de tremendos dolores, siendo asistido por el dicente y por Alvarez. Producida su muerte llamaron a una médica que se desempeñaba como colaboradora, «Dora» quién constató el fallecimiento y dio informe a los responsables del lugar, luego de los cuál llegaron unos gendarmes, tiraron el cuerpo sobre una manta y se lo llevaron. Honores no había podido casi comer, ni orinar, estaba terriblemente hinchado, con quemaduras, tremendos dolores que obligaban a cambiarlo de posición cada momento; tampoco podía desplazarse y era llevado al baño entre varios detenidos...» A.M.M. -M.28- ratifica esta terrible muerte. Dijo: «...Que de su estada en la Perla, más o menos unos quince días, recuerda haber visto, además de las personas que ya mencionó, a Honores, al que llamaban el «El Negro», que estaba entre biombos y le ponían suero y lo torturaban permanentemente y que muere en la Perla, mientras el dicente estaba allí...» .


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada