martes, 10 de julio de 2012

Bankia, el día de la bestia, el anticristo y Badié

Mucho se ha hablado y escrito sobre la ofensiva terrorista financiera del gran capital que eufemísticamente se ha dado en llamar “crisis mundial”. Mucho se ha dicho y escrito también sobre el proceso europeo y el papel de Rajoy como virrey de la banca alemana, el salvataje de la banca en detrimento del pueblo español, del empleo, los lazos sociales, la actividad productiva, la soberanía, la justicia, de la humanidad en síntesis.
EL caso Bankia también ha sido largamente abordado, ya que su salvataje resulta paradigmático: el Estado español se endeuda para salvar a estafadores, vía meros asientos contables,  comprometiendo los bienes actuales y futuros de la sociedad estafada.
Lo que creo que hasta hoy no se ha dicho es que ya en 1995 Alex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría ya habían previsto el futuro-hoy presente- de España y el papel determinante de Bankia en su debacle.
En efecto, en su película El día de la bestia” director y guionista juegan con la perspectiva del arribo del anticristo y los afanes de un sacerdote –interpretado por Alex Angulo- que hurga entre signos, grafitis y viejos papeles para deducir la fecha y el lugar en que se produciría la llegada de ese anticristo. Un motoquero y un vidente televisivo completarían más que a su pesar el equipo de salvación del mundo.
Pues bien ¿cuál era el signo del anticristo según la investigación del cura? Una cruz rota. Pero ¿qué forma puede tener una cruz rota? Cualquiera, se dice el cura: dos palos separados, dos ángulos, etc.
Hasta que un hecho fortuito le permite ver en un viejo papel, en dos signos que había tomado como manchas de tinta, la forma real de la señal del anticristo: Dos prismas separados, con dos caras en paralelogramo cada uno, de modo que se inclinan el uno hacia el otro por la parte superior.
Puesto a buscar, el motoquero reconoce en la imagen dos edificios a los que la película mostrará en medio de una noche de fantasmas, skinheads apaleadores y anticristo cabrío: : uno es el actual edificio de Bankia, el otro el de la inmobiliaria Realia.

Dejemos hablar a wilkipedia; “Las dos torres conforman la llamada Puerta de Europa, también conocidas como Torres KIO, (…) se inauguraron simultáneamente en1996 y son obra de los arquitectos estadounidenses Philip Johnson y John Burgee. Se trató de los primeros rascacielos inclinados que se construyeron en el mundo” En 2007 Caja Madrid decidió comprar la Torre Repsol, a la cual (movió) su sede una vez acabada.2.
Y si buscamos Bankia: “En el año 2010 se crea el Banco Financiero y de Ahorros fundado conjuntamente por Caja Madrid y Bancaja, al que se han adherido La Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia. Esta operación conocida en términos financieros como fusión fría está controlada porCaja Madrid (…) El 2 de marzo de 2011 se presentó el nuevo nombre comercial: Bankia
Es decir: al terminar de rodarse “El día de la bestia” faltaban casi dos años para que los edificios estuvieran terminados. Bien De la Iglesia, bien Guerricaechevarría pudieron conocer los planos o inspirarse en el esqueleto de las construcciones. Lo que es seguro que no conocían en ese momento es que en la construcción de las torres se produjeron más de un desvió de fondos, llegando a sumar más de 300 millones de dólares y por los que terminó preso más de un empresario. 
Menos idea tendrían del proceso que terminaría en la "fusión fría" Bankia y sus efectos colaterales.
Podemos suponer también que cuando Caja Madrid decidió mudarse a una de las torres no tomó en cuenta el mensaje siniestro que según director y guionista encerraba el edificio. También daremos por descontada la idea, al fin de cuentas somos agnósticos, que el resto de los bancos tampoco lo consideró al fusionarse. Menos al momento de colocar el gran cartel de Bankia para dialogar con el de Realia, torre acercándose a torre.
También podemos descartar que Rajoy no tuvo en cuenta el parecido que hay entre el cura que encarnaba Angulo y Luis de Guindos, actual ministro de economía de España (cualquier duda sobre similitud se sugiere dibujar boina sobre pelada). 
Sabemos que los líderes políticos toman sus decisiones de manera seria y concienzuda, sin sujetarse a supersticiones religiosas o ¿económicas?
Por otra parte nadie más alejado de las buenas intenciones de aquel curita mesiánico -en el espíritu y en la expresión- que el ministro De Guindos.
Así que, salvo intención irónica, es poco probable que guionista y director hayan elegido a Angulo previendo la entronización de De Guindos a más de una década del estreno de su película.

En un reportaje de este domingo en Página 12, a propósito de la crisis, Bertrand Badie responde a Martín Granovski "La crisis actual es mala para todo el mundo. Nadie tiene interés en la caída de las economías de Europa o EEUU". 
Claro, si se impusiera en la salida de la crisis el pueblo o un gobierno popular y la banca tuviera que negociar en retirada resultaría en este análisis igual que si la que se impone es la banca y entonces el pueblo y un Estado en manos de un gobierno entreguista tienen que negociar vía exenciones y salvatajes, caida de empleo, salario y derechos laborales y sociales, desaparición de grandes retazos del Estado protector, etc. ¿Bancos de rodillas igual a pueblo de rodillas?
Cine, realidad e interpretaciones..Con toda la fiereza de que pueda ser capaz el cine español y en particular el de Alex de la Iglesia, podemos decir dos cosas: 
Una- el cura, decidido a matar un recién nacido con tal de impedir que el anticristo triunfe sobre el mundo, parece tener más claro lo que se dirime en cada crisis que algunos intelectuales.
Dos. El anticristo de Alex de la Iglesia y el grupo de tareas que le sirve con brutalidad resultaron ser perritos falderos al lado de Bankia y sus salvadores Merkel, Rajoy y el FMI. Mientras un cura atontado, un motoquero que vive con su madre y un estafador mediático se llevan puesto al anticristo fílmico en horas, a Bankia le está resultando un paseo llevarse puesta a toda la sociedad española.
Por ahora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada