domingo, 14 de abril de 2013

Con los inundados: jornada solidaria en Villa Montoro, La Plata

Llegan de a montones, cantan consignas, llevan con orgullo sus remeras de agrupación, caminan, preguntan, vuelven a cantar. 
Por fin se dividen y salen, con pala y bolsas a limpiar las calles, con colchones para quienes tuvieron que tirarlos, con planillas donde consignar en qué casa falta qué. 
Este sábado Villa Montoro,uno de los barrios arrasados por las inundaciones en La Plata,  tuvo la única invasión que puede ser buena, la de la solidaridad. 
Miles y miles de pibes hacen todo lo que se necesite,  cientos de soldados, casi tan jóvenes como ellos dan apoyo, con los camiones, preparando comida para quienes se toman un rato de descanso y enseguida volver a la calle. 
Frente a nuestra carpa, el puesto sanitario, por momentos parece que se va a a hacer un recital o un acto, tanta es la masa compacta que ocupa toda la calle. 
Pibas y pibes chicos, de secundaria, pibes más grandes, pibes que vienen seguramente de barrios no muy diferentes a éste: pobreza, sacrificio, pelear el día a día. 
Pibes de barrios más desahogados, todos mezclados, caras de determinación alternan con risas, bromas. 
Hay quien tiene en claro a qué viene, quien va a aprenderlo hoy y ya no va a olvidarlo. La solidaridad, el esfuerzo compartido los volverá diferentes a a sus casas, a sus lugares de estudio o de empleo. 
En minutos ya están clasificando donaciones en el Centro de Distribución, dentro del Club Tricolores, o salen para diferentes calles con la tarea ya asignada. Apenas se apaga su rumor llegan otros contingentes y todo vuelve a empezar. 
Hace ya 31 años, pibes de estas edades eran enviados a la muerte, cuando la dictadura dejó de tirarlos al mar desde aviones y los mandó en cambio a perder toda esperanza, morir o enloquecer en las Malvinas. Ooficiales entrenados para la tortura, la opresión y el asesinato desentonaron en la guerra. 
HNoy parece que otras son la enseñanazas.
Pibes y soldados vuelven a mirarse las caras. La iniciativa es diferente, la tiene la solidaridad, también la política. 
Denostados por la derecha y los medios corporativos, miles de jóvenes de hoy anuncian que otra gran generación está tomando la posta de la iniciativa popular para hacer un presente de esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada