sábado, 19 de abril de 2014

LUIS D´ELÍA Y LA TV: NARCOTRAFICO, POLITICA Y RESIGNIFICACION

Luis D´Elía habla en el Programa Intratables, América TV y despliega una denuncia completa sobre el narcotráfico: cómo se originó en las políticas sucesivas del genocidio y -ya en democracia- del neoliberalismo, lo que esto causó en las generaciones más jóvenes. Se ve que D´Elía va a pararse, no deja de hablar. Por por el contrario, avanza en la mención del gestor y beneficiario de esto "el zabeca de Banfield". 
Pero no lo nombra. 
En cambio, aprovecha para dejar sentada la relación de aquel personaje con el diputado Massa, por lo menos referente del Canal y hace más: lo ubica a Massa como producto del "zabeca" y a éste como mentor de aquel. 
Interesante intervención, aunque desde el punto de vista de la comunicación, la escena no alcanza a hacer intervenir al oyente, no garantiza un cierre que selle las ideas que lanza D´Elía en la conciencia de quien está viendo el programa. PARA ESTO ES NECESARIO QUE QUIEN ESCUCHA PARTICIPE DE LO QUE SE ESTÁ HABLANDO, que aquello que sucede en la TV lo incluya de algún modo.
Como tantas y tantas denuncias olvidadas antes de ser escuchadas ¿quedará esta también sepultada por el fárrago de temas que circulan por la TV, los escándalos promovidos, sumados a las miles de cosas cotidianas que en su casa o su empleo  distraen a cada televidente de lo que pasa en la pantalla?
Cualquiera sabe quién es el zabeca de Banfield, pero para que lo que hace D´Elía cierre como mensaje televisivo hay que nombrar a esa persona o, mejor aún, demandar su nombre para que se dibuje en la mente de cada "televidente".
Dos panelistas, Vilouta y Fernández Barrio, que no pueden soportar tanta irrupción de verdad, tratan de interrumpir a D´Elía con la excusa de que grita (cómo hablar de estos temas sin desesperarse, emocionarse, conmoverse) y ya en retroceso le reclaman a los gritos: "¡¡De el nombre!!!!! "!!!!Diga el nombre!!" Y en ese mismo momento, al pronunciar esta frase, envían el mensaje más allá de Luis, hacia todos los que los estamos escuchando, los partícipes del panel, que hacen ingentes esfuerzos para que no se les salga el nombre de sus labuios y -sobre todo- a los/as cientos de miles que a la orden de los inefables Vilouta y Fernández Barrio responden inconcientemente, cada uno sin emitir sonido aunque en sus mentes resuena: ¡¡¡¡¡Duhalde!!!!!.
Y por si fuera poco, como si quisieran sobreponerse a los momentos ciegos que la TV tiene en cada espacio receptor, esos momentos en los que uno no escuchó ni vio porque se distraía haciendo otra cosa, Vilouta, Fernández Barrio repiten una y otra vez: “!!!Diga el nombre”.
Hay que darle gracias a estos operadores del massismo por no estudiar bien periodismo, menos comunicación, por ser tan malos comunicadores, porque aunque ellos no lo podrían creer, quienes denunciaron a Duhalde por TV fueron ellos mismos. al momento de completar un proceso que Luis había iniciado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada