miércoles, 30 de abril de 2014

CRISTINA EN SIAM: UNA ARGENTINIDAD QUE SE REAFIRMA

A 32 años de aquella movilización del 30 de marzo de 1982 que puso a la dictadura frente al fantasma de su caída, el Acto de hoy, con  Cristina en en SIAM Avellaneda, es no apto para gorilas o esquemáticos. 
Se pueden y deben discutir la conciliación de clases y la entidad de la burguesía argentina, pero este acto -con su reivindicación del movimiento obrero, de la iniciativa y la producción nacional, del papel estratégico del Estado, el desarrollo independiente, la soberanía y la distribución de la riqueza- es una negación del acto y del discurso que con que José Alfredo Martínez de Hoz el 29 de marzo de 1976, iniciara el desguace del estado benefactor y de la Argentina productiva. 
El discurso del empresario Cherniajovsky habla de cuestiones ajenas al camino tomado por la mayor parte del empresariado post 1976 y actualiza a una pregunta inevitable ¿cuántos empresarios hoy estarán dispuestos s sostener esas convicciones? No hay respuesta, pero no es menor que resuene en una fábrica recuperada y reconvertida mediante una asociación cooperativa - empresa - Estado. 
Por si algo faltara a esa materialización de de los claroscuros de esta década ganada, Cristina inicia su discurso recordando a Kostecky y Santillánn. Y lo cierra, en esos discursos satélites que acostumbra a dar luego de cara a la militancia, con el reconocimiento al papel de la juventud y su unidad con las organizaciones obreras. 
Vuelve, volvemos, aquella tradición de resistencia, rebeldía e identidad que el genocidio quiso borrar la la faz de la tierra, vuelven las dudas sobre hasta dónde querrá llegar cada uno, vuelven la discusiones que el neoliberalismo creía concluídas y condenadas al olvido.. Bienvenidas. No puede haber mejor homenaje al día de los trabajadores argentinos que este acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada