martes, 11 de mayo de 2010

Domecq García: entrada y salida en la historia

Desde la Semana Trágica a la Reorganización Nacional
Esta noche el programa que dirige María Julia Oliván en Canal 7 estuvo dedicado a la primera masacre urbana que registra nuestra historia: la llamada Semana Trágica
Entre los testimonios fotográficos y de documentos de época surge un nombre que me resuena de otros ámbitos y efemérides, el de Manuel Domec García. Desde mis primeros años de trabajador estatal y CTA, para mí ese nombre y el astillero de Costanera Sur son lo mismo.
Reviso un poco en internet y se van desplegando una historia sórdida en la que se entrecruzan el genocidio al que fuera sometido el pueblo paraguayo en la Triple Alianza, el surgimiento de parapoliciales en la Argentina, la represión de clase y hasta las intentonas hegemónicas del almirante Massera.
Y lo mejor: todo resulta travesado, sin mi previsión, por un nuevo acto de justicia del actual gobierno nacional.

LAS PRIMERAS 3 A:
Durante la Semana Trágica, la represión y masacre policial y civil a los obreros del taller metalúrgico Vasena, en la Ciudad de Bs. As., tuvo su nacimiento y apogeo una nueva forma de represiòn de clase en Argentina: grupos armados de jóvenes de familias oligárquicas y acomodadas de la Capital salen a perseguir y asesinar a obreros. en su mayoría inmigrantes eucropeos, a los que estos grupos armados consideraban parte de una conspiración maximalista internacional.
Se ignora el número real de personas abatidas por la policía durante esa semana. También se ignora a cuántos asesinaron los escuadrones organizados bajo el nombre de Liga Patriótica Argentina. Sin embargo, documentos de la época elevan a centenares los muertos que quedaron sin registrar y fueron a parar a fosas comunes. Así, los compañeros asesinados venían sumarse en su anonimato a los primeros desaparecidos -los del genocidio a los originarios.
Entre las autoridades de la Liga se contaban militares (por ej el vicealmirante Domec García), obispos (monseñor Miguel Dándrea), policías y militares, hacendados de la Sociedad Rural y ¡Sorpresa!: los directores de los periódicos La Nación (Mitre), La Prensa (Ezequiel P. Paz), La razón (José Cortejarena).
Es probable que uno de los motivos de que falten datos de los muertos se deba a que todos estos personajes no se pondrían de acuerdo si cada vez que asesinaron a alguien lo hicieron como Liga, como FFAA o como policía, del mismo modo que los editoriales de la prensa escrita casi no se diferenciaban de los bandos de las FFAA o los informe policiales. Pasará lo mismo con las 3 A, aunque ya en los ´70 alguna prensa independiente contaba con mejores elementos para diferenciarse: la teoría de los dos demonios, anticipada por el concepto de guerrilla industrial, por ej.

DOMEC GARCIA, DE VICTIMA A VICTIMARIO
Según recopila el sitio Zona Militar, se tienen las primeras noticias sobre Domecq García durante la matanza a paraguayos mayores de 14 años y el robo de chicos que remató el triunfo de la llamada Triple Alianza, un genocidio perpetrado por los gobiernos argentino, brasileño y uruguayo con la promoción y apoyo del gobierno británico. Al parecer los chicos iban de la ciudad a las afueras huyendo de las tropas que de acuerdo a su edad los mataban o los enviaban al territorio de los países invasores, ya despojados de su identidad. El texto, firmado por Luis Verón omite lo de las muertes pero se esmera en detalles con el tema de los secuestros.
Al parecer la familia de Domec García era tan extensa como acaudalada, por lo que una partida brasileña que se lo había apropiado tras la muerte de ambos progenitores y conocía su identidad, lo termina canjeando por 8 libras esterlinas con una de sus tías.
Lo demás es su traslado a Buenos Aires, sus estudios con altas calificaciones en la Marina, su misiones en el exterior, casi siempre ligadas a la compra de barcos para el Estado, su interés en los submarinos y su promoción al almirantazgo.
Nada dice el artículo sobre la Liga Patriótica, cuya presidencia provisional detentó Domecq hasta que dejó su lugar a Carlés, profesor de historia en su arma.
Tampoco se interroga cómo sucedió que este niño huérfano de padres asesinados por tropas invasoras terminó identificándose tanto con esas tropas que trabajó a su servicio y hasta se permitió cofundar un apéndice criminal dedicado a menesteres que padeció en carne propia: la persecución, la vejación, el asesinato por motivos políticos y hasta reciales.
La respuesta fácil sería que una vez asumida una identidad de clase, Domecq volcó al servicio de esa identidad todo el resentimiento reunido en los años de la Triple Alianza. De hecho, cuando se produce otra guerra, esta vez entre los gobiernos de Paraguay y dc Bolivia, al parecer el cargo en la Marina Argentina no le impide a Domecq manifestar y promover el apoyo argentino a su país de origen.
Otra respuesta posible: Manuel creció en el seno de una familia cuyo poder y referencia se proyectaba más allá de fronteras geográficas para definirse en fronteras de clase. La Liga Patriótica viene a ser un instrumento para defender esa frontera.
En todo caso, se murió de muy viejo en 1951 sin que nadie le haya pedido nunca cuentas sobre los Crímenes de la Liga.
Y allí parece terminar su viaje por nuestra historia, hasta que viene a desenterrarlo del olvido el almirante Massera. En 1974, el Congreso Argentino vota una ley secreta destinada a lograr una superioridad en la flota de submarinos repecto a los paìses vecinos. En el ´81 se acuerda construir con la empresa alemana Tissen el Astillero que, por decisión de Massera rescata a Domecq del olvido. Triste paradoja para los trabajadores civiles del astillero, acceder a ese empleo en dictadura y bajo el nombre de un represor.
La derrota de Malvinas primero y el desguace del Estado que se potencia en las dos primeras décadas de democracia paralizan al astillero.

LA JUSTICIA TARDA PERO LLEGA
En el 2008, en el marco de un programa de reactivación del astillero, La ministra de Defensa, Nilda Garré, dispuso que en adelante el Astillero de la Armada denominado hasta ahora "Manuel Domecq García" reciba el nombre de "Almirante Segundo Storni", en homenaje a este "pionero de los intereses marítimos". {
La Resolución 1103 ordena, además, que el nuevo conjunto de las capacidades de la empresa Tandanor (Talleres Navales Dársena Norte) y las que posee la Armada en el inmueble mencionado reciba el nombre de Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR)
Entre los considerandos de la Resolución se destaca "que el Almirante Segundo Storni fue un pionero de la defensa de los intereses marítimos y comercio marítimo y estableció la génesis del desarrollo de la industria naval argentina", y calificó la imposición de su nombre como "un orgullo y un merecido homenaje".
Nada dicen los comunicados sobre Domecq, y hasta ese silencio parece volverlo hacia el olvido

Mario Burgos
ALGUNAS NOTAS Y REFERENCIAS

http://www.elortiba.org/liga.html
Liga Patriótica Argentina: Organización nacionalista y patronal que ayudó, durante los gobiernos radicales de Yrigoyen y Alvear, a la represión de movimientos huelguísticos obreros. El presidente fue Manuel Carlés, alto funcionario yrigoyenista y después de Alvear, y a la vez profesor del Colegio Militar y de la Escuela Nacional de Guerra. Integraban la junta nacional Miguel A. Martínez de Hoz, Joaquín S. de Anchorena, monseñor Miguel de Andrea, el vicealmirante Manuel Domecq García, el general Eduardo Munilla, los políticos radicales Carlos M. Noel, Vicente Gallo, Leopoldo Melo, el director de “La Nación”, Jorge A. Mitre, el director de “La Prensa”, Ezequiel P. Paz, el director de "La Razón" José A. Cortejarena, los estancieros Celedonio Pereda, Saturnino Unzué y Antonio Lanusse, Dardo Rocha, Federico Leloir, Francisco P. Moreno, Estanislao S. Zeballos, Pastor S. Obligado y otros “notables”.

http://www.elsnorkel.com/web
Astillero Manuel Domecq Garcia pasara a llamarse "Almirante Storni"
Daniel Alberto Mesa
La ministra de Defensa, Nilda Garré, dispuso que en adelante el Astillero de la Armada denominado hasta ahora "Manuel Domecq García" reciba el nombre de "Almirante Segundo Storni", en homenaje a este "pionero de los intereses marítimos". {mosimage} La Resolución 1103 ordena, además, que el nuevo conjunto de las capacidades de la empresa Tandanor (Talleres Navales Dársena Norte) y las que posee la Armada en el inmueble mencionado reciba el nombre de Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR), precisó un comunicado del Ministerio de Defensa. Entre los considerandos de la Resolución se destaca "que el Almirante Segundo Storni fue un pionero de la defensa de los intereses marítimos y comercio marítimo y estableció la génesis del desarrollo de la industria naval argentina", y calificó la imposición de su nombre como "un orgullo y un merecido homenaje".(…)
26/09/2008 1103/08 SECRETARIA DE PLANEAMIENTO CAMBIO DE DENOMINACION DE INMUEBLE DE LA ARMADA ARGENTINA QUE OCUPARA EL EX ASTILLERO DOMEC GARCIA EXPEDIENTE MD Nº 25818/08.
INFORMACIÓN DE PRENSA Nº 271/08 24

http://www.zonamilitar.com.ar/foros/showthread.php?t=16861
(…) La historia nos da varios nombres de niños que fueron secuestrados y llevados a los países vecinos, como los casos de Ramón Grance, Mateo Rivas, José Cantero o Manuel Domecq García. Otros quedaron perdidos en las negras páginas del pasado, pues no solo fueron secuestrados sino robadas sus propias identidades.
Relato de sobrevivientes refieren que a los pocos días de tomada Asunción por las fuerzas aliadas, además de los muebles, joyas y demás objetos saqueados, eran transportados en los barcos que zarpaban del puerto asunceño, cientos de harapientos y famélicos niños que habían sido secuestrados por la soldadesca y llevados aguas abajo por miembros de los ejércitos invasores, en medio de dramáticas escenas de parte de sus parientes, imposibilitados de evitar tal despojo, pues fuertes cordones de soldados no dejaban acercarse a parientes y conocidos para despedirse de los desgraciados.
(…) Manuel Domecq García (…) nacido en el pueblo de Tobatí el 12 de junio de 1859 y, con apenas seis años, fue arrastrado por la vorágine de la guerra. Su padre, Tomás Domecq, médico militar, perdió la vida en el cerco de Humaitá, en 1868, y su madre, doña Eugenia García Ramos de Domecq, habría fallecido en la batalla de Piribebuy del 12 de agosto de 1869 o a causa de las penurias siguiendo al ejército paraguayo como residenta. (…)
Según un informe proporcionado por la propia señora Concepción Domecq de Decoud, al doctor Estanislao S. Zeballos, el niño Manuel Domecq García había sido recogido por soldados de las fuerzas brasileñas de ocupación. "Después del regreso de las familias a la Asunción, cuenta el doctor Zeballos, una noche que en la casa del señor Decoud (Juan Francisco) se celebraba una comida en regocijo de la reunión de la familia, llamaron a la puerta unos brasileños. Salió el joven José Segundo a inquirirse del objeto de la visita, y ellos dijeron que querían hablar con la señora”.
(…) "Usted busca un sobrino, señora; nosotros lo tenemos". "Traiganlo, pues". "Es necesario que nos pague el servicio" "Tráiganlo, les daré una libra esterlina (una cifra elevada, en la época)" (…) se acordó la entrega, cuando la señora de Decoud ofreció entregar ocho libras esterlinas por el rescate del niño, quien se encontraba escondido en una carpa en el campamento brasileño. (…)
(…) el niño Manuel Tomás Domecq García y su hermana Eugenia, de unos cinco años, también rescatada por sus tíos, y ante el clima de desolación que se vivía en Asunción, los niños fueron enviados a la Argentina para ser criados por un tío materno, don Manuel García Ramos, fuerte estanciero de la época.
(…) En 1873 se fundó la Escuela Naval argentina, que funcionó en el buque General Brown. Llamado por su vocación, en 1877, el joven Manuel García Domecq ingresó en la flamante escuela, iniciando así una larga y proficua carrera. Se destacó como estudiante y se recibió de guardiamarina con excelentes calificaciones que le destacaron como el primero de su promoción. (…)el 19 de mayo de 1908, a los cuarenta y nueve años, Manuel Tomás Domecq García recibió las palmas del almirantazgo al ser ascendido a contralmirante, luego de una larga postergación como capitán de navío, prestando servicios en la Armada en diferentes destinos.(…) Ya con las palmas del almirantazgo, su larga experiencia en temas navales determinó que el 17 de diciembre de 1908, el presidente Figueroa Alcorta le designara presidente de la comisión naval en Europa. Esta comisión debía estudiar las propuestas y recoger informes de los distintos astilleros que construirían buques para reforzar el poder naval argentino.


http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/movimiento_obrero_hasta_1943/la_semana_tragica.php (…) Los sectores más pudientes de la sociedad se mostraron muy agradecidos con los miembros de las fuerzas represivas y quisieron premiarlas con lo único que a ambas partes les interesa a la hora de los homenajes: dinero. Las empresas beneficiadas con la “disciplina social”, las damas de beneficencia y otras entidades “de bien público” iniciaron colectas “pro defensores del orden”. Así lo detalla La Nación: “En el local de la Asociación del Trabajo se reunió ayer la Junta Directiva de la Comisión pro defensores del orden, que preside el contralmirante Domecq García, adoptándose diversas resoluciones de importancia. Se resolvió designar comisiones especiales que tendrán a su cargo la recolección de fondos en la banca, el comercio, la industria, el foro, etc., y se adoptaron diversas disposiciones tendientes a hacer que el óbolo llegue en forma equitativa a todos los hogares de los defensores del orden. […] La empresa del ferrocarril del Oeste ha resuelto contribuir con la suma de 5.000 pesos al fondo de la suscripción nacional promovida a favor de los argentinos que han tenido a su cargo la tarea de restablecer el orden durante los recientes sucesos.
Un grupo de jóvenes radicados en la sección 15 de la policía ha iniciado una colecta entre los vecinos con objeto de entregar una suma de dinero a los agentes pertenecientes a la citada comisaría, con motivo de su actuación en los últimos sucesos”.
“La comisión central pro defensores del orden recibió ayer las siguientes cantidades:
Frigorífico Swift $ 1.000 Club Francais 500
Eugenio Mattaldi 500 Escalada y Cía. 100
Leng Roberts y Cía. 500 Juan Angel López 200
Matías Errázuriz 500 Horacio Sánchez y Elía 7.000
Jo ckey Club 5.000 Cía. Alemana de electricidad 1.000
Arable King y Cía 100 Elena S. de Gómez. 200
Las Palmas Produce Cía. 1.000 Mac Donald 300
Frigorífico Armour 1.000
http://www.agenciacta.org.ar/article9685.html
Durante la tercera presidencia del General Perón, por una ley secreta del Congreso Nacional, se inició el desafío de superar a Brasil, Chile y Perú en cantidad de submarinos. El, por entonces, Jefe de la Armada Emilio Massera – genocida bajo condena- logró plasmar el proyecto en 1981, bajo el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, cuando creía que el país y el futuro estaban en sus manos.
Mediante financiamiento del gobierno alemán se acordó construir el Astillero Domecq García en la Costanera Sur para el ensamblaje de 4 submarinos TR 1700 cuyas chapas, motores, instrumental electrónico, herramientas, tecnología, bisagras, conocimientos, tuercas y tornillos serían aportados por la empresa Thyssen junto a dos submarinos construidos enteramente en Emdem, Alemania ( el ARA Santa Cruz y el ARA San Juan).
La empresa Thyssen era un pulpo armamentista desde antes de la Segunda Guerra. Principal fabricante mundial de aceros especiales, cañones y de todas las escaleras mecánicas que utilizamos. No fabricaba submarinos desde que perdió la guerra pero con los marinos argentinos había un “no se qué”. Massera, Lambruschini y Mauricio Schoklender, representante local de los alemanes, le encontraron la vuelta y pusieron en marcha el negocio. Schoklender, por cuestiones nunca aclaradas del todo, tuvo un trágico final. Como tantos otros que rozaron al Almirante Zero.
En 1981 los marinos exultantes inauguran el imponente astillero, vecino de Tandanor (otro gigante trunco) y se inicia el ensamble de lo que nunca sería el ARA Santa Fe. En diciembre de 1984 arriba a Mar del Plata el S-41 y un año más tarde el ARA San Juan navegando desde Alemania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada