domingo, 5 de agosto de 2012

"Elefante Blanco" Más bien AMARILLO

La vi la semana de su estreno.
Hoy, Pasado más de un mes, buscaba en la cartelera algo para ver, después de darnos el gusto el viernes -mi hija y yo- con ATRACO, un buen guión y buenas actuaciones para encarar la historia por un costado imprevisto.
Y en la cartelera ví la fotito y recordé que esta película, "Elefante Blanco" es algo digno de no ver.
- Discriminatoria:
1- la gente de las villas sería incapaz de enfrentar sus problemas, por suerte está la iglesia, algo impotente ante la maldad, pero nunca comprometida con los malos.
2- En la villa no habría laburantes. La gente que hace buena parte de todo el laburo que se hace en Capital no existe. Sólo hay indigentes y narcos.
- Mentirosa:
1- el CESAC que funciona en el verdadero Elefante Blanco es mostrado como salita de la iglesia cuando con sólo ir por ahí se sabe que es municipal, es decir una conquista de la gente del barrio.
2- Las autoridades eclesiásticas de Capital (¿Bergoglio?) se preocupan cuando se acaban los fondos,
3-En un homenaje a Mujica en la villa 31 no hay una sola bandera de la JP, del peronismo (pregunto: ¿nunca escucharon un discurso de Mujica?)
- Pedante, con la pedantería del "apolítico": el padre Julián, el gran salvador de los pobres, en realidad tiene menos calle que el canal de la Mancha, tanto que termina sosteniendo un arma sin darse cuenta frente a un grupo de canas para que lo hagan un colador. nada de los que hace en la película está a la altura de lo que hicieron los anarquistas, los comunistas, los peronistas desde el ´45. lo que hicimos en los ´70, lo que hacía el MVP de Chejolán, Mujica, el Grupo Octubres con su teatro militante, ¡Pino, con la Hora de los Hornos!, Novak, Angelelli, De Nevares, los comedores y movimientos piqueteros desde los ´80, los curas obreros y los curas villeros.
Pedante porque toda la inteligencia que se les reconoce a los del barrio es lo que podríamos llamar "habilidad de desplazamiento", lo que cualquier animal muestra cuando se mueve en su medio mejor que un humano de ciudad; a la hora de circular por la villa, los curas buscan un cicerone, pero a la hora de pensar, basta con ellos.
Lamenté que la película fuera eso, por la gente que vive en Villas y no se merece esa versión berreta de su existencia.
También porque Trapero hizo mejores cosas y en todo caso ninguna con ese color "sociedad de beneficiencia". Tal vez la presencia de Santiago Mitre en el guión explique en parte este producto que, justo es decirlo, no llega a desarrolar un discurso tan reaccionario como su anterior "El estudiante".
Lamentable porque aunque Darín evita minuciosamente cualquier conflicto con los poderes fácticos  no curte el fascismo berp de su amiga Susana y siendo un excelente actor compone un padre Julián que no le llega  a los talones, por ejemplo, al Padre Mario que hace Marrale en "Las Manos".
Lástima porque Martina Guzmán además de excelente actriz es una de las mujeres más bellas de Argentina, pero esta película llega hasta afearla en un romance que no calentaría a un náufrago recuperado después de años de soledad. Lástima tanto sacrificio, sangre y cultura de la resistencia para que venga una pelicular así a desmerecerlos.
Lástima porque se la presenta como un homenaje a Mujica y quienes lo conocimos sabemos que no le hubiera dedicado ni una puteada.
No entendía a qué vino tanto esfuerzo de producción, elenco, etc. hasta que al día siguiente de verla escuché en "678" un debate entre un defensor de la despenalización del consumo de sustancias y un cura que se oponía y diciendo trabajar en villas dijo "nosotros sabemos cómo son las cosas ahí, estamos ahí, no hacemos teoría y no queremos que se tome una medida apresurada, porque va a ir en perjuicio de los pobres"... EL SACARLE A LA CANA LA PRERROGATIVA DE LLEVARTE POR PORTACION DE CARA!!!!!????
Ahí entendí: lo sepa o no lo sepa Trapero "Elefante..." es un intento de construir un discurso villero desde el "apoliticismo" eclesiástico.
Dela bandera Vaticana, Elefante blanco elige el color amarillo. Villero pero light,  un ensayo desde afuera de la experiencia resistente que nuestro pueblo supo construir desde aquel grafitti trazado en una pared descascarada a mediados de los ´50: " LOS YANKIS, LOS RUSOS Y LAS POTENCIAS RECONOCEN A LA LIBERTADORA, VILLA MANUELITA NO"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada