jueves, 9 de mayo de 2013

El Bono argentino: blanqueo y proyecto nacional


APOYO LA EMISIÓN DEL BONO ARGENTINO, MAL LLAMADO BLANQUEO DE CAPITALES
Quiero que el proyecto popular siga adelante con la vitalidad que lo ha caracterizado durante una década, a pesar de la situación mundial provocada por la ofensiva del gran capital financiero, ofensiva que sólo estamos frenando en una porción de nuestra región. 
Y para que este proyecto de inclusión, desarrollo y soberanía siga adelante seguir adelante se necesitan fondos: o los obtenemos endeudándonos a tasas tan duras como las que bancos y agencias les imponen a los malos ejemplos mundiales (eso somos) o somos creativos y rascamos de donde sea para no entrar en ese circuito. 
Algunas voces de entre nosotros rechazan hacerlo por la vía de este proyecto. Argumentan que sería premiar al especulador, al evasor. Es tan así como decir que dar un buen crédito a GM hace un par de años fue premiar al monopolio multinacional o ...
En el 2009 hubo un blanqueo y se pusieron en funcionamiento en la economía formal casi 5000 millones de dólares. ¿Hay claridad sobre cuántos puestos de trabajo, cuánta actividad productiva significa esa cifra?
Celebramos YPF hace un año: ¿cómo se la quiere recuperar en lo productivo? Con ganas, con compromiso, pero sobre todo con fondos para explorar, proveer maquinaria, desarrollarla. Ese es el destino de los fondos que se pretende recuperar para la actividad económica.
Alguien diría: investiguemos, encontremos los fondos y expropiemos. 
Expropiar lo que está afuera es de por sí imposible. Y lo que está acá no está disponible de acuerdo a la correlación de fuerzas. 
El conflicto por la125 lo demostró, no sólo por la virulencia oligárquica que conocíamos de sobra, sino también por la dificultad para ganar consenso mayoritario y desde allí avanzar. ¿Cómo se salió de aquella situación que nos puso contra las cuerdas? Evitando confrontaciones en las que el gobierno se quede solo, avanzando por donde el neoliberalismo no pueda poner grandes obstáculos  (AFJP, AUH, por ejemplo) . 
Los recursos que el proyecto kirchnerista necesita para seguir, no se pueden lograr de otro modo que no sea con el apoyo de la mayor parte de los argentinos. Y dentro esa mayor parte -así como algunos bancan y otros acompañan el proyecto- son mayoría los argentinos que intuyen, perciben, las difíciles condiciones en que se dan hoy sus logros y acompaña al gobierno en lo que parece viable, así como prende la luz de alerta y pone límites cuando la propuesta no se ve clara. 
A diferencia de muchos activistas y militantes, hay en nuestro pueblo una sabiduría que tiene que ver con el Estado y quién lo tiene a cargo: hoy hay un gobierno popular con todo lo que eso significa, quien lo preside -Cristina- es quien mejor lo expresa y hoy estuvo parte de los mejores cuadros defendiendo el proyecto de Ley. Esta confianza no se sostiene en el seguidismo, nace de reconocer que hemos pasado por las suficientes pruebas en estos diez años como para saber que las propuestas no van a ir contra el pueblo -lo repitió ayer Cristina- ni tienen el objetivo de debilitarnos..
Así que no es que lejos de blanquear para beneficiar especuladores: lo que estamos haciendo es conceder el blanqueo a cambio que vengan esos fondos para poder seguir con el proyecto popular adelante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada