jueves, 10 de julio de 2014

MUNDIAL Y GILADAS- 4- Como sea mata juego limpio

El amigo Claudio Pena publica en facebook un texto que no necesita agregados. Es una perfecta desmentida, por la positiva, de las voces que resignan identidad colectiva y honestidad deportiva en función de un resultado, sea en el fútbol, se en la vida, sea en el quehacer de los pueblos

"Creo que la selección ha hecho mucho más que llegar a una final.
Ha dado una enorme lección:
Ayer vimos un jugador excepcional como Robben, completamente neutralizado, sin necesidad de pegarle patadas.
Vimos también nuestros jugadores golpeados, lastimados, que no se quedaban un año exagerando su dolor en el piso con el objeto de lograr alguna "ventaja" de parte del juez. Y no vimos a nuestros jugadores simulando faltas, como sí, por ejemplo, se pudo ver a Robben más de una vez en este torneo.
Se sabe que Messi, para dar un ejemplo claro, no es un tipo que si lo foulean, se dedique a hacer "teatro". Pero lo mismo se puede decir de Mascherano, de Zavaleta, de Biglia, de Rojo, por mencionar sólo algunos que recibieron duro castigo en el partido de ayer.
Que Sabella haya dicho que el juego se organizaba detrás de la idea de trabajar para el compañero, de "dar sin esperar recibir" y que el equipo haya mostrado un juego sacrificado, ordenado y sin mezquindades, muestra que esa idea se ha hecho carne en este equipo.
Ver a Javier Mascherano. diciéndole al "chiquito" Romero "hoy vos te convertís en héroe", palabras de un verdadero líder dentro del equipo, que encima es un jugador que no sólo no se guarda nada en la cancha sino que además del sacrificio demuestra una excelencia impresionante, enseña sobre un tipo de liderazgo que es el que conviene en el deporte y en la vida.
Que el equipo en cada uno de sus jugadores, tenga un discurso homogéneo y consistente, sin fisuras, en la defensa de los valores grupales y de cada uno de sus integrantes, con especial cuidado en aquellos jugadores más castigados por una prensa que acá, como en Brasil, juega su propio juego de desgaste del gobierno y exacerbación de todos los valores contrarios a un sentimiento comunitario. De ese modo libran su propio partido contra el egoísmo, el individualismo, el resultadismo a cualquier precio, etc.
Por supuesto que es lindo ganar y llegar a la final y si es posible, ganarla. Pero cuando a eso se lo hace con respeto por el juego, respeto por el equipo y el adversario, y entregando lo máximo de cada uno en función de un logro común, ganar o no, no es ni lo único ni lo más importante. Y eso a estos pibes hay que agradecérselo, porque como en Derechos Humanos, y en la batalla contra el salvajismo de los buitres, Argentina hace escuela para sí y para el mundo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada