domingo, 5 de marzo de 2017

DE ENFERMEDADES SERIAS Y DE ACCIÓN POLÍTICA

Esto es parte de un taller para profesionales de la salud. 
Sobre cómo comunicar un diagnóstico, COMO DECIRLE A UNA PERSONA QUE PADECE UNA ENFERMEDAD SERIA (no para el profesional, seria para la persona, cosa que tambièn hay que aprender y que las carreras de salud ignoran).
Se le dice a la persona que tiene un cáncer y la persona parece ignorarlo, se le repite con alguna aclaración y pasa lo mismo.
No va lo de repetir en voz alta o deletreando como si estuviéramos delante de alguien que "no entiende". No. Se conversa con esa persona, se trata de conocer más sus preferencias, sus gustos, intereses, afectos, preocupaciones. Y si pasado un rato de conversación lo del cáncer sigue ignorado, se concreta otra cita, previo asegurarse que uno tendrá forma de ubicar a esa persona de comunicarse con ella. ¿Por qué?
1- porque no se trata, a menos que estemos con alguien con una deficiencia mental grave, de que la persona "no entienda", se trata de que está buscando en su interior y tambièn en su vida recursos para bancarse semejante presente, para convivir con semejante noticia sobre su cuerpo, su futuro, su vida.
2- Porque los profesionales tambien somos personas (¡!) y tenemos que encontrar los recursos para sortear nuestros propios miedos y prejuicios de modo de que la próxima vez la persona se siente más acompañada, encuentre en nosotros más comprensión y capacidad para ir resolviendo en lo que se pueda su situación.
3- Porque el principal objetivo de un diagnóstico no es ni la felicidad intelectual de quien lo realiza ni el ampliar el conocimiento de la persona que nos consulta, sino iniciar un camino por medio del cual esta persona, su entorno y el equipo de salud procuran la mejor solución para su dolencia.
En política es similar.
La idea de que un proceso salvaje como el que vivimos está siendo ignorado por millones es tan soberbia como la del agente de salud que se cree iluminado.
El pueblo está buscando del modo que buscan los pueblos, viviendo, produciendo, haciendo más que diciendo, los recursos para sobrellevar el arrasamiento macrista.
Porque no se trata de que se viene una luvia o que no lloverá por dos semanas: se trata de cómo actuar con un gobierno que te está aplastando y a la vez conservar la democracia. Y a veces menos que eso ¿cómo salir de esto sin pelearse con compañeros de laburo o con familiares que son doblemente víctimas?: los joden y creen en el que los jode. Quienes suponemos que tenemos una mirada política tenemos que aprender a acompañar ese proceso, evitar repeticiones y exageraciones y sobre todos construir recursos. Si sirven, se harán carne en la vida del pueblo. 

Si no sirven y no nos damos cuentas seremos en verdad los que estamos en la ignorancia sobre qué hacer..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada