lunes, 25 de abril de 2011

Militancia al Estado, la Cámpora hoy y los ´70. Comentario a artículo de H. Brienza

Hernán: valoro en grado sumo, como vos, que haya quienes breguen por llevar al seno del Estado los reclamos, conquistas, inquietudes y propuestas que se generan en la militancia. Y que la actitud de la Cámpora, como la de otros movimientos, que aportan funcionarios, legisladores, etc., no sólo es legítima sino también necesaria y valiosa. Hecha la salvedad, quiero poner en cuestión la política de Montoneros en el ´73 y ya que estamos en el ´72.

No he pertenecido a Montoneros pero he coexistido con su militancia y dirigencia en diversos espacios incluida la cárcel y creo que puedo hacer una lectura precisa de esa política. No puedo comprobar ni desmentir la existencia de la reunión que citás ni su contenido. Pero sí puedo evaluar si la posición que se le supone a Montoneros en esa reunión es coherente con la política de Montoneros, (es decir, de la Tendencia, ya que hablamos de una discusión sobre actividad legal, institucional) en esos dos años.

Y tengo que decirte que no, que no es coherente el contenido que se le supone a esa reunión con la política de Montoneros en esos años.

Lejos de rechazar su participación en el Estado, Montoneros nos superó a todos en aquel momento con su actitud de disputar diversos espacios de Estado, no sólo en la institucionalidad civil sino incluso dirigido a la institucionalidad militar, como se puede deducir y sobre todo comprobar con la realización del Operativo Dorrego, donde las organizaciones de la Tendencia realizaron tareas de acción social junto al ejército.

Montoneros tuvo en el Parlamento al menos ocho diputados nacionales, no porque los hubiera obligado Perón a presenta
rlos o por una casualidad, sino porque hizo hasta lo imposible por obtenerlos (de esto sí te puedo dar pelos y señales y presentarte actores directos del proceso que llevó a conseguir estos diputados explícitos. ("explícitos" ya que en realidad los diputados ligados a la Tendencia fueron más, pues se le sumaron otros que llegaron por otras vías pero en función de misma estrategia de ocupar espacios en el Estado). Asimismo contó con más de un gobernador, gente vinculada -casi la mitad- en el gabinete del primer gobierno camporista, en conducción de policía bonaerense, etc.
Es necesario que relacionemos el acceso a estos espacios con la estrategia de Montoneros previa al retorno a la democracia. Si Montoneros tuvo en aquellos años el desarrollo que tuvo fue, en primer lugar, por lanzar la consigna "LUCHE Y VUELVE", que fue quizás la consigna política más eficaz de la historia argentina. AL lanzar esa consigna proclamaban públicamente que iban por las elecciones como vía de retorno a la democracia, para terminar con la proscripción y traer a Perón para que pueda presidir esa democracia. En un movimiento popular dominado por "ni golpe ni elección: revolución" consigna que, con variantes abarcaba desde el PRT hasta el PCR, pasando por el Sitrac Sitram y el clasismo, fue justamente esta estrategia de salida institucional basada en la democracia, la no proscripción y el acceso del pueblo al gobierno, lo que permitió que Montoneros, que partiera de ser una organización mínima incluso en el peronismo (si la comparamos con las FAP, las FAR, la CGT de los Argentinos, por ej) fuera integrando a organizaciones y militantes en un proceso acelerado que terminó, ya en el ´72, constituyéndola en la mayor organización popular.

Tan involucrados estaban los compañeros de la Tendencia en la cuestión institucional y en ceñirse al liderazgo de Perón que, al ver que se iban encaramando en el Estado algunos de los responsables y ejecutores de la Masacre de Ezeiza (20 de junio de 1973, centenares de muertos y heridos, frustración entre los millones que protagonizamos la mayor movilización de la historia)) y ante el envío al Parlamento de un proyecto de ley ultrarepresivo (el ERP había intentado copar un cuartel y se lo tomó de excusa para el proyecto) once diputados

gestionaron y lograron una reunión con Perón (fines de enero de 1974). Esta reunión fue convertida en pública por el presidente y terminó con su reflexión sobre que quien no estaba de acuerdo con el peronismo podía irse a otro lado. Es después de esta situación (que terminará con la Ley que luego fuera extensamente usada por Isabelita y tantos padecimos) que 8 diputados de la Tendencia renuncian ¿Porque estaba contra la participación en el Estado? ¿porque estaban contra Perón?

Creo que la respuesta es : todo lo contrario, renuncian (y ahí sí entregan un espacio valiosísimo y de manera errónea, como bien les cuestionamos de De Frente junto a Ortega Peña) [i]porque se consideran desairados con Perón y no quieren enfrentarlo ya que reconocen su liderazgo. No ayuda tampoco relacionar esta supuesta actitud de Montoneros para con Perón con el 1º de mayo de 1974. Lejos de ir a confrontar con Perón, la expectativa de la militancia era que el curso que tomaba le gobierno podía cambiar y volver por los cauces que anduviera la primavera camporista. No fue así y la fractura se fue produciendo para beneficio de L. Rega.
Isabelita, el golpismo, etc.

Entonces: ¿Montoneros no tuvo errores? Sí, (entre otros, ceñir su política de alianzas sólo al peronismo a pesar que buena parte de la lucha antidictatorial había seguido por otros cauces, el pase a la clandestinidad en setiembre del ´74, la creciente sustitución de lucha política o gremial por lucha militar, la subestimación del poder de la dictadura, la contraofensiva, etc, etc) pero no los que cita el artículo, ni en los tiempos que el artículo considera. También conviene considerar que el análisis de aquellos tiempos no es integral si no considera que todos, sea el grupo que sea, estábamos aprendiendo política sobre la marcha, ya que se venía de casi 20 años de dictaduras y gobiernos débiles y con proscripción. Por ej. a pesar de pasar a la clandestinidad en setiembre del ´74, a pocos meses Montoneros es la única organización que lanza un partido legal, el Partido Auténtico. En poco tiempo y en medio de las matanzas de las 3A y Comando Libertadores de América, fue creciendo de tal modo que, habida cuenta del desprestigio de la UCR y de Isabelita parecía hacia inicios del ´76 como un probable ganador encabezando un frente con el PI, la DC Sueldo, UDELPA y otros.

Pero eso, como diría Kippilng, es otra historia.

Ver artículo de Hernán Brienza en http://tiempo.elargentino.com/notas/apuntes-para-militancia-iii


[i] Parrafo agregado después de mi respuesta a Hernán Brienza, a fin de referenciar mi posición en aquel momento


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada