martes, 14 de enero de 2014

GELMAN: Villa Devoto y un recuerdo del ´75

Se nos fue JUAN GELMAN. 
Creía que fue el año pasado, pero ya pasaron 3. 
Canal 7, agosto, un auditorio que rebosaba las gradas y llegaba casi a los pies de Juan y el trío de Mederos. 
"Del amor" se llamaba ese encuentro en que a veces avanzaba Mederos con una melodía, a veces Juan con una frase, mientras nosotros, los mirones, mirábamos y aplaudíamos nomás. 
Al final, traté de acercarme y le conté lo que me había llevado hasta allí, más allá de mi pasión por sus poemas, por Mederos, por todo lo que hace Cristina Banegas. 
Le dije: "A veces, en el encierro y en la noche, en el celular 2 de Devoto, nos leíamos poemas, alguno cantaba otro contaba alguna hazaña de otras tierras. Hubo quien contó una receta y nos hizo saborear con el relato algo que nunca podríamos preparar allí. Cuando me tocó el turno, apelé a un libro tuyo, "Gotán", que leí por primera vez en el `66. Y enfilé con un poema que recién en la cárcel sentí en toda su dimensión: " 31 de marzo"
Juan me dio la mano, agradeció el comentario y quedó como esperando, pero ya no me salió más nada, así que de nuevo a darse la mano y saludar ya con alguna incomodidad. 
Yo creía que había ido preparado, pero no. 
En fin que siempre será difícil decirle a alguien que ha dicho lo que vos hubieras querido decir y lo que no sabías que querías, pero sí. Y que lo dijo mejor y más sentido, siempre. Porque esa mujer y esas piernas, aunque Juan le escribiera allá por los ´60, es la mujer y son las piernas que te arden en los dedos cuando recordás, no las que conoció Juan. 

Va el poema:
31 DE MARZO
Ha terminado el mes
y e! hijo sin venir
y mi hermano sin volver.
Ha terminado el mes y no te amé las piernas
y no escribí ese poema del otoño en Ontario
y pienso pienso pienso
se fue otro mes
y no hicimos la revolución todavía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada