sábado, 6 de septiembre de 2014

LEAR: Gendarmes, caranchos, extorsión monopólica ¿y la seguridad?

Los canales de TV reprodujeron hasta el hartazgo la imagen de un gendarme -que Diario Registrado llamaría "gendarme carancho"- (*) en el momento de arrojarse sobre el capó de un automóvil en la ruta Panamericana, en medio de una nueva medida de obstrucción del tránsito encarada por algunos despedidos de la empresa Lear y militantes gremiales y políticos.
El siguiente análisis no está dirigido en forma directa a toda la sociedad, sé que este blog no tiene esa convocatoria ni la tendrá. Busca en cambio la reflexión de la militancia que, en mayor o menos medida llega a esa sociedad y construye junto a diferentes colectivos un nuevo pensamiento para esta nueva sociedad que construye el kirchnerismo hace nada más y nada menos que once años. 
No cuestiono sólo la actuación del gendarme acróbata sino la patoteada de sus compañeros, que maltrataron al conductor a pesar de haber visto el simulacro. 
Con el tiempo, el uso de la gendarmería va teniendo efecto: se les va pegando el lumpenaje, la corrupción y el patoterismo de la federal, las provinciales, las locales. 
En el parlamento se votaban las leyes contra buitres y especuladores. El mismo día, en la calle, fuerzas de seguridad no sólo denigran al gobierno, vuelven a las prácticas desterradas por Nestor Kirchner y Cristina Fernández.
Parto de un punto común:  hice, hicimos mil veces lo que hicieron las personas en protesta ahora.
Teníamos razón y entendemos que esta gente tal vez no (un juez laboral, media fábrica y mucha gente más piensa que la tienen, pero esta cuestión respecto a lo que está en discusión, es secundaria). 

Hacíamos lo que se debía hacer en las condiciones que ofrecían el menemismo, la dictadura, Isabelita. Suponemos que ahora las condiciones son otras, lo digo en cada artículo de este blog así que no tengo que explicar que tampoco se trata de eso. (Eso sí, para aclarar: si el despedido sin causa fuera yo, pongo el sillón en medio de la Panamericana con los compañeros que rayen. Todos los días y que nos atropelle una 4x4, nos lleve la policía cada vez y/ o la patronal se canse de tanto bardo y me reintegre, con el beneficio de la chapa ante los compañeros. para que mi familia subsista, o para que mi hija, mis compañeros y amigos sigan confirmando que aquello de que la única lucha que se pierde es la que se abandona hay que sostenerlo con el cuerpo o callarlo. Por caso lo que hicimos los del ATAMDOS que a fuerza de cerrar la Ruta 3 a la altura del hospital Paroissien -primeros piquetes en Matanza (1989)- combinado con una toma de Ministerio en La Plata cada 4 meses, obligamos a Menem a obligar al Ministerio de Salud de la Provincia a pasarnos a Planta Permanente, los únicos en los años del sultán, con el prestigio que eso le dio a nuestra lucha  A pesar de ello terminamos desintegrados, aislados unos, absorbidos por las burocracias hospitalarias otros, Floreal Ferrara rajado en meses al comienzo de la experiencia, porque eran épocas de triunfos costosos y derrotas seguras.
Vuelvo: De lo que se trata es que estos gendarmes armaron una escena para vendérsela a la sociedad: ¿Para que? ¿Cómo?
1. Esta vez para sacar a un tipo del auto y llevárselo preso de modo justificado,
2. Con tanta impunidad y imbecilidad que a- El gendarme no se tira sobre el capó del primer auto, sino del que viene detrás. b- Sus subordinados, con todo el panorama y tiempo para saber que no fue atropellado, igual actúan con una enjundia que no hubiera justificado pero sí hecho comprensible que usaran si el gendarme hubiera sido atropellado, c- sacan al conductor por la ventana y lo intimidan como si se tratara de Mi Sangre y ellos fueran la DEA: (disgresión: ¿por qué ni las policías ni los gendarmes aparecen haciendo esto cuando apresan a un jefe de banda tipo Mi Sangre y sí cuando reprimen un barrio o un reclamo laboral?) .
3. Esta impunidad e imbecilidad nos dejan frente a dos problemas:
4. Ni unos ni otros sirven para combatir el delito, tocan timbre antes de espiar. Cuando no están avisando antes de llegar. O de salir. Cuando no hacen algunos lo que se supone deben impedir.
5. Pueden armar escenas para cualquier cosa: a- un tiro que se escapó (aún no se sabe qué pasó con la última chica herida en Lomas de Zamora, pero la bala es de pistola policial), b- o uno de los que se "excede" y mata a alguien en un operativo, o c- directamente montar una causa, preparar un crimen (¿cuánto reclamamos ante el asesinato de Fuentealba?¿cuánta diferencia (formal, pero lo legal lo es) hay entre aquella acción de los docentes de Neuquén y lo que hace esta gente de LEAR más el seudotrotskismo vernáculo?),
6. Esto, montar una escena, construir una cadena de complicidades entre el personal de una fuerza, es parte esencial del excelente entrenamiento que las fuerzas de seguridad tuvieron desde siempre para operar para gobiernos autoritarios, dictaduras, patronales salvajes, o algún Jefe con pocos prejuicios.
7. Con esto de la gendarmería en la calle, no en la frontera, se está produciendo un resultado inverso al esperado: están tomando todos estos vicios con más armamento en mano y restringidos casi a fenòmenos sociales: patotean a referentes en villas y asentamientos, hacen la vista gorda con los narcos, montan estas escenitas. Y, con todo esto no es lo peor,
8. Lo peor es que el Ministerio de seguridad, en lugar de poner coto desde ahora a esta segura escalada a,b,c.....n (porque los aparatos represivos fueron inventados para atacar al pueblo y no para defenderlo, salvo en situaciones escepcionales como las que vivimos desde 2003 gracias a la línea que impusieron -nunca quedó claro que esto fuera consenso mayoritario ni en la sociedad ni en la institucionalidad- Néstor y Cristina), el Ministerio de Seguridad en la boca de su (¿segundo?) Berni y en comunicación de su Ministra, justifican esta acción como justa y correcta. Si la idea rpospera ¿quiénes no tendremos seguridad?
9. Si la acción es legal, justa y correcta a- ¿por qué no aclararon que el conductor no tuvo en ningún momento actitud de atropellar a nadie? b- ¿por qué no aclararon que sólo se lo puede considerar sospechoso de obstruir el tránsito y habrá que demostrarlo? c-¿Por qué no aclararon también por qué le exigen a un simple funcionario público (un gendarme lo es) que se juegue la vida arrojándose de modo estúpido sobre un auto que, si el conductor se abatataba y lo pisaba, andá a contarle a la mujer e hijos, padres, que esas eran las instrucciones que tenía? ¿Estamos en guerra para pedirle eso a los gendarmes?¿Con quién es la guerra? ¿Con el seudotrotskismo? ¿Con los laburantes que no se referencian en Pignanenlli? ¿No celebramos muchos no hace tantos años (fin del Duhaldato o principios de nuestro gobierno) el fallo de la jueza que exculpó a una compañera de telefónicos definiendo el derecho de protesta como anterior al de circulación, en aquel caso, en el microcentro?
10. Por ultimo, una acción represiva, una penalización, se justifica siempre en un contexto: si estas son las prácticas que van a usar con los conflictos sociales o gremiales ¿tendrán razón los de la oposición y la SRA cuando hablan de que a ellos el gobierno les reserva los siete círculos del infierno? Sabemos que no, que nunca un director de Edesur, REPSOL o Edenor por lockout o vaciamiento, o los responsables de las movidas financieras que vinieron después, los de las de precios y divisas que se producen ahora, ninguno de ellos va a ser sacado por la ventana de su auto y arrastrado para que se repita durante todo el día por todos los canales y medios gráficos. 

11. ¿Por qué los medios tan remisos a mostrar lo que hace el gobierno le darán tanto espacio a esto? Porque acciones como les facilitan un doble objetivo: a- acostumbrar a la gente a ver que se reprimen las protestas que aquellos provocan con sus lockouts, remarcación, fuga de divisas y movidas financieras, b- difamar al gobierno más democrático, popular y respetuoso de los derechos de los más débiles que pudimos construir en este país desde la conquista hasta hoy.
Ferla cuenta que estando en Campo de Mayo años antes de ser presidente, Perón ve a un conscripto parado detrás del caballo. Lo llama y le dice: "Hijo, yo le voy a dar un consejo, nunca se pare, ni detrás de un caballo, ni delante de un cañón, ni al lado de un policía".
 (*)Téngase en cuenta que un juez condenaría por delito a quien simulara un accidente para cobrar una indemnización. Es lo que se llama carachismo en la jerga legal Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada