jueves, 30 de diciembre de 2010

Para consolidar el modelo hay que profundizar los cambios

Envié le texto que sigue en respuesta al artículo "Consolidar y desarrollar el modelo", publicado por julio Godio en la revista "Debate" ( http://www.debate.com.ar/2010/12/23/3472.php)

Es interesante el abordaje que realiza Julio Godio a propósito de la consigna “profundizar” el modelo.
Creo sin embargo que no contribuye demasiado a esclarecer el tema cuando lo relaciona con debates que hoy no están planteados y que su texto no aborda con la profundidad que sería necesaria. En todo caso y para aventar prejuicios definamos un denominador común: no estamos buscando saldar la antinomia capitalismo / socialismo en este texto, tampoco saldar la validez o invalidez de las vías “chavista”, “cubana” u otros que hayan seguido otros pueblos hermanos para avanzar en equidad, soberanía y democracia, ni esperamos explicar por qué los ´70 tuvieron el final que tuvieron.

“Simplemente” nos planteamos cómo se puede avanzar mejor en el proceso de reparación popular, productiva y democrática iniciado por Néstor, continuado luego por Cristina y –en eso militamos- queremos refrendar en las elecciones del 2011 con su reelección.

Por supuesto que queremos consolidar lo realizado ¿Qué militante, simpatizante o amigo del proceso abierto en 2003 no querría consolidarlo? El problema es si para “consolidar y desarrollar” basta con seguir haciendo lo que se ha hecho hasta hoy o hay que encarar algunas nuevas respuestas para viejos problemas que aún no se pudieron abordar, para nuevos problemas surgidos estos años o simplemente para áreas a desarrollar para –insistimos_ garantizar el proceso de reparación popular, productiva y democrática.

También es cierto que resulta indispensable definir qué hay que profundizar. En el caso del texto de referencia, Godio nos dice será fundamental profundizar; por ejemplo, en el área de pobreza y exclusión social, que puede provocar nuevas puebladas inorgánicas. También será decisivo (como ha escrito Carlos Leyba en esta revista) cerrar el ciclo del “libre mercado” para lograr que el extraordinario crecimiento de la economía por vía de la soja no se licue como “financiación de la fuga del excedente económico”

Es decir, habría que volcar más recursos y mejor a 1- resolver el problema de la exclusión, 2-cerrar el ciclo del libre mercado y 3-continuar transfiriendo fondos desde la expansión sojera hacia las áreas de la economía que lo requieran e 4-impedir que se fugue el excedente económico.

Entonces, Godio nos propone (y no está mal), mantener y ampliar todos los frentes de conflicto que hoy afronta el gobierno. Porque son estas decisiones las que no nos acepta el poder económico mediático (aún muchos que se están enriqueciendo a dos manos) las que llenan los editoriales y artículos del 90% de la prensa, las que activaron el lockout contra la 125 y las que hoy Macri, Duhalde y compañía llaman a enfrentar (la primera) a sangre y fuego. Lo que enerva al statu quo es esto y no el carácter de CFK o la fogosidad de nuestras huestes juveniles y/o gremiales.

Así que si Godio tiene razón en los temas prioritarios (y la tiene pero creo que le faltan otros) lo que se puede augurar para el periodo 2011/15 es mayor confrontación con los sectores remisos a la inclusión y esa mayor confrontación sólo puede sostenerse con una ampliación del espacio social propio. Y, ya podemos decirlo: no hay frente que consolide si no existe en su base el reconocimiento de los valores e intereses de cada sector.Tambien es necesario, para que haya frente, que quien encarna a la mayoría y se encuentra en el vértice de la institucionallidad -el kirchnerismo- adopte en cada momento la iniciativa para realizar los objetivos compartidos.

Por lo tanto, para ampliar nuestro frente se deberá 5- operar una mayor redistribución del ingreso (por ejemplo: reducir la presión fiscal sobre los sectores medios implica aumentarla sobre el gran capital, contener la inflación, sobre todo en artículos de primera necesidad -que es lo que más pesa sobre los excluidos – implica confrontar con los formadores de precios, etc ).

Por otra parte, la dinámica que van tomando algunos sectores estratégicos, los perjuicios que ocasionan a la población (sobre todo, otra vez, a los excluidos) y la incidencia desestabilizadora que tienen por ej. los cortes de energía, el aumento y escasez de combustibles, la eterna depreciación del servicio ferroviario y del transporte de pasajeros en general, incorporan otro espacio de profundización a la lista de Godio: 6- qué hacer con las privatizadas, verdaderos agujeros negros de un sistema económico que, como Godio afirma, debería estar “asentado en el círculo virtuoso de producción, empleo y expansión del mercado interno.”

A ninguno de estos preceptos contribuyen hoy la mayoría de las privatizadas y no hay motivo para esperar que esto cambie en el futuro a menos que medie una acción –desde la presión y condicionamiento a la reestatización, para ser lo más amplios posible- que en todo caso y dada su magnitud estratégica y su incidencia social no podemos menos que considerar dentro de la profundización.

He omitido en esta última cita de Godio dos términos, ya que no creo que se puedan aplicar en la actualidad. Godio habla de nuevo sistema económico y desea que continúe asentado en (… )

No creo que estemos hoy ante un nuevo sistema económico sino en una transición en la que muchos pugnamos porque estos procedimientos, reglas y principios queden establecidos, se apliquen de manera casi automática y queden fijadas para los tiempos por venir, pero del otro lado mucho poder económico, mediático, político y hasta judicial pugna en contra, por trabar, deconstruir, desestabilizar, limar apoyo social, en fin desmoronar todo lo que acumulamos.

En ese aspecto lo de “continuar” es lo que hará el gobierno, los trabajadores y quienes militamos a la par, pero de ningún modo es aplicable a franjas empresarias que, como bien afirma la presidenta no generan mercado desde la oferta y –vale la pena agregar- enfrentan la mayor demanda aumentando los precios o provocando escasez en lugar aumentar la producción. Hagamos lo que hagamos para integrar a esas franjas al proceso virtuoso será una “profundización” y requerirá de una acción mancomunada del Estado y el pueblo organizado.

Y, en vista de la permanente presión de la derecha política y empresarial para revertir todos los cambios que vamos operando queda el tema de 7- Instalar en el terreno constitucional los cambios que refieran a nuestra soberanía, inclusión, etc.

Espero que coincidamos con Godio en que este proceso no puede, por su magnitud y por los intereses que afecta, asentarse en una noción liberal del consenso espontáneo de ideas. Me refiero a que sólo con el movimiento obrero unificado junto al gobierno y en sintonía con la militancia social y juvenil, es posible que alcancemos la unidad social suficiente como para imponerlo como un devenir inevitable del cual la mayoría de los sectores de la sociedad argentina nos veremos favorecidos.

El artículo de Godio en http://www.debate.com.ar/2010/12/23/3472.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada